▷ La estiba y el trincaje en el transporte marítimo

¿Qué es estiba de carga?

El trincaje y la estiba, son conocidos en el mundo del transporte marítimo, y hacen referencia a la acción de sujetar, con el objetivo de inmovilizar de manera segura los materiales o elementos que se necesiten. Estos materiales pueden ser desde contenedores, hasta palets o maquinaria. En general, todo tipo de productos que se transporten a bordo de medios terrestres, medios marítimos o aéreos.

El objetivo principal que persigue el trincaje es el de evitar, en la medida de los posible, los daños que puedan producirse por la fricción o roce de la mercancía o desplazamientos del contenido de los contenedores o de los propios artículos en el medio de transporte en el que se esté llevando a cabo el envío.

Por consiguiente, es un sistema que mejora notablemente la seguridad con la que cuenta la carga durante el trayecto. Pero, no obstante, si realizamos una mala disposición de los productos, es decir, los colocamos mal y sin cuidado, no solo no supondrá una ventaja, sino que podría ser un inconveniente puesto que la mercancía corre un gran riesgo de golpearse o desplazarse con la infraestructura del medio del que se trate. Cuanto más largo sea el trayecto, mayor será la probabilidad de que se produzcan estos daños en dichos bienes.

estiba y trincaje

Generalmente, todas las operaciones de carga en un medio de transporte, ya sea un barco, un camión o un avión, siempre deberá ir anexada a una estiba, es decir, sujetada a través de los medios que nos posibilita este sistema de seguridad. Esto siempre ocurre de la misma manera, menos para aquellas cargas de grandes dimensiones que no dejen espacios libres en el medio de transporte elegido, aunque esta situación no suele producirse nunca, sino que siempre quedan huecos libres que nos servirán para realizar la sujeción de nuestros productos.

¿Quién es el responsable de la estiba?

En este sentido y en relación con las responsabilidades de la carga y distribución de las mercancías, el artículo 20 de la Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre de mercancías establece que la responsabilidad de las operaciones de carga, descarga y distribución correrá a cargo del cargador en el determinado lugar de origen, así como las operaciones de descarga y desestiba corren a cargo del destinatario en el correspondiente lugar de destino.

No obstante, cabe la posibilidad de pactar con el transportista en cuestión que sea él quien se ocupe de la carga, descarga y distribución de los artículos de manera previa.

¿Cómo realizar una estiba adecuada de la mercancía?

Para poder realizar una correcta estiba de la carga debemos tener en cuenta un estudio realizado con anterioridad sobre la carga que se va a bloquear o inmovilizar, así como el “lugar” o medio en el que se va a realizar el trincaje y la normativa correspondiente para ese transporte. Por tanto, los factores más influyentes a la hora de realizar la carga de manera adecuada son:

  • Ángulo de sujeción.
  • Dimensiones de la mercancía objeto del transporte. 

  • Valores de aceleración.
  • Factores que pueden influir en la fricción de la carga.

¿Qué tipos de estiba hay?

estiba de la carga

Estiba de doble entrada.

Estas son las estibas tanto en madera como en plástico que se recomiendan para aquellos sistemas de almacenamiento verticales en los que los productos requieran de estabilidad debido a su almacenaje a varios niveles. Se ofrece con pestaña perimetral, en función de las cantidades requeridas. Su principal característica es que cuenta con entradas por ambos lados.

Estiba de cuatro entradas.

Estos cuentan con cuatro entradas y se pueden utilizar en el sistema de almacenamiento del tipo Rack. Además, permite el manejo de cargas al suelo con limitaciones de espacio, puesto que cuenta con una gran versatilidad para aquellas operaciones que se encuentran en movimiento continuo de productos, puesto que pueden manipularse por los cuatro lados.

Estiba plana.

Esta se usa normalmente para almacenamientos a nivel del suelo y para los Rack, ya que se compone de una tabla plana con superficie antideslizante, por lo que es compatible con el manejo de montacargas y estibadores.

Estiba de base doble.

Por último, la estiba de la carga de doble base se utiliza para almacenar por separado el resto de productos que tengamos, que estará representado por el punto de reposición. De esta forma, se utilizan primero los artículos que ya tenemos sin necesidad de usar la provisión especial. En el momento en que los necesitemos, empezaremos utilizando el primer componente de dicha provisión.

Recomendaciones para la estiba de mercancías.

⇒ Para empezar, es importante que sepas que los bultos que no son compatibles nunca deben cargarse en la misma unidad de carga, es decir, un palet, si hablamos de transporte terrestre. Esto desencadena el hecho de no poder transportar productos como químicos y alimenticios a la vez, por ejemplo.

⇒ A la hora de sujetar la carga, debes evitar todo lo que puedas que los bienes se desplacen por cualquier circunstancia. En este sentido, prestaremos especial atención a los coeficientes de aceleración con los que cuenta cada medio de transporte y realizaremos la carga basándonos en ello. Para poder evitar este movimiento, debes sujetar, apuntalar, amarrar o bloquear tu carga de la mejor manera posible, ayudándote de materiales de relleno (con su correspondiente homologación y certificación).

⇒ Asimismo, la habilitación de los profesionales responsables de la carga tienen que estar capacitados en este sentido. Los operarios que llevan a cabo estas acciones, deben contar con los conocimientos necesarios para la manipulación de las cargas, así como disponer de los equipos de protección requeridos para las particularidades de los productos objeto del transporte y la manipulación.

⇒ De igual manera, es recomendable facilitar que la carga se descargue de manera parcial, de modo que no se manipulen en exceso los productos. Lo que se pretende es realizar el menor contacto posible con la carga, para evitar los sobre costes que favorecen el riesgo de que la mercancía experimente cualquier daño. Con las acciones enfocadas en este fin, debemos prestar atención a las entregas que se descargarán primero y a las que lo harán más tarde en función de los destinatarios o de los lugares por los que primero vayamos a pasar.

⇒ Un factor de gran importancia también será el de realizar la carga, descarga y distribución en el buque de los artículos en función de las propiedades físicas de cada uno de ellos, es decir, si, por ejemplo, tenemos un mueble pesado y otra ligero, colocaremos el ligero encima del pesado y no al revés. Esto ocurre de igual manera con los productos líquidos, los cuales suelen apilarse bajo los sólidos. Esto se debe a que, si el embalaje del artículo líquido cuenta con una fuga, lo que hay en su interior va a caer al suelo, a diferencia de lo que ocurriría si debajo tuviese otro producto sólido.

⇒ Otra recomendación será establecer el centro de gravedad de la carga el cual debe ajustarse longitudinalmente al diagrama de carga que se recomienda para la UTC, es decir, en el caso de un contenedor, por ejemplo, debe coincidir con su centro geométrico.

Para realizar una correcta carga, descarga y distribución de nuestras mercancías siempre debemos fijarnos en el Código CTU, que es confeccionado por varios expertos tanto de la Organización Marítima Internacional (OMI), como de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Económica para Europa de Naciones Unidas (Cepe).

⇒ Para finalizar, uno de los aspectos más significativos es prestar especial atención a la hora de manipular la mercancía, no únicamente de las cargas, sino de los contenedores. Para ello debemos fijarnos en las advertencias que suelen encontrarse en la puerta de los contenedores con el objetivo de mantener la seguridad de los operarios. Siempre debemos realizar la manipulación de los bienes teniendo en cuenta las condiciones de estabilidad del contenedor.

Estiba y el seguro de mercancías.

Por último, hablaremos del seguro de transporte requerido para este tipo de operaciones comerciales. Pese a que podemos influenciarnos en cierto modo por la importancia y fin del embarque o estiba, - que no es otra que la de sujetar la carga para que llegue en perfecto estado a su destino -, el seguro también supone un factor muy importante para estos transportes.

Además, debemos prestar especial atención a la normativa vigente para el medio de transporte que hayamos seleccionado. Esta normativa dispone que es posible rechazar los productos en tránsito, por motivos de falta de aseguramiento o insuficiencia del mismo.

Cabe destacar que el encargado tanto de cargar como de sujetar los artículos es el cargador, a no ser que estas operaciones se hayan pactado anteriormente en base al contrato con un determinado operador logístico. De esta manera, el cargador cuenta con la responsabilidad de preparar las mercancías en envases y embalajes que más se adecuen al medio de transporte escogido para el transporte para realizar la estiba de la carga de manera optimizada.

Legislación y normativas sobre la estiba.

Las responsabilidades en cuanto a la estiba de bienes están provistas en la legislación referida al transporte nacional e internacional de mercancías, es decir, en la Ley del contrato de transporte terrestre, en el Convenio CMR, en el Convenio CIM, en las Reglas de la Haya-Visby, etc.

No obstante, cabe destacar que existen algunos bienes catalogados como especiales en los que el envase, embalaje y la carga, descarga y distribución se regulan en el ámbito internacional. Esto sería lo que ocurre con las mercancías peligrosas, las cuales están reguladas por el Código IMDG para el transporte marítimo, el Convenio ADR para el carretera, el Reglamento RID para el ferrocarril y las Reglas IATA DGR para el transporte aéreo.

Usos y costumbres de la estiba.

Además de los seguros y la legislación correspondiente para la carga, descarga y distribución de las mercancías, también existen, como en la mayoría de los casos, acciones que se realizan por costumbre sin que haya ninguna ley o normativa que determine su exactitud, aunque se conocen y aplican por todo el sector del transporte como si fuese una norma.

Para que tengas una idea más clara del nivel de aceptación que tienen estos usos y costumbres, cabe destacar que son incluso aceptados por la Ley 15/2009 cuando dice que el porteador no será responsable de las pérdidas o averías que se hayan producido por el "empleo de vehículos abiertos y no entoldados, cuando tal empleo haya sido convenido o acorde con la costumbre".

Otro ejemplo sería la costumbre de que la sujeción de la carga se realice por parte del transportista en los casos de transporte terrestre y, para el marítimo, el encargado será el cargador o expedidor que deberá cargar los bienes en los contenedores pertinentes.



Fecha actualización: 15 de Octubre de 2020 a las 15:53

Compartir en:


Volver al Blog

¿Quieres enviar mercancías al mejor precio?


Crear mi cuenta gratis

Buscador


Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter,Y te enviamos a tu mail las mejores noticias del mundo del transporte. ¡Y no te pierdas Nada!