IRPF: ¿Qué es? ¿Cómo calcularlo?

El IRPF o Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un impuesto que deben pagar todas las personas físicas que son residentes en España o que contribuyen con sus rentas obtenidas durante un año natural.

Y, ¿qué es una persona física? Una persona física es un concepto jurídico, también llamado persona natural y se refiere a todas las personas que tengan obligaciones y derechos otorgados por la Ley o la Constitución.

como calcular el irpf

Cabe destacar que es el impuesto más importante de la Agencia Tributaria en España. Esto es así debido a que cuenta con una gran importancia cuantitativa y además está basado en los principios tributarios de proporcionalidad, -mientras más ganes, mayor será la cuantía del impuesto-, generalidad, -a todas las personas físicas, sin distinción-, y capacidad económica, -para todas las personas físicas que realicen actividades laborales por las que obtengan una remuneración-.

Por tanto, podríamos decir que es un impuesto que consiste en un dinero que es apartado de la nómina de una persona o de otras rentas por la Agencia Tributaria y que se utiliza como previsión para lo que se tendrá que abonar después en la declaración de la renta. En cierto modo, es como una especie de adelanto que deben hacer todos los ciudadanos españoles a Hacienda a modo de previsión.

La finalidad del impuesto es la de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos de España.

En el momento de hacer la declaración de la renta pueden existir dos situaciones distintas:

  • En primer lugar, que hayamos pagado más IRPF del que nos correspondía, en cuyo caso la renta nos saldrá “a devolver”.
  • O, por el contrario, que hayamos pagado menos IRPF del que nos correspondía, en cuyo caso la renta nos saldrá “a ingresar”.

Además, como señalábamos anteriormente, es un impuesto que no es igual para todos, es decir, se adapta a las condiciones y circunstancias de los individuos y sus rentas, personas discapacitadas o circunstancias especiales. Las personas que más ganan son las que más pagan y viceversa.


¿Qué es el IRPF?

Este impuesto grava la renta de las personas físicas, es decir de todos los contribuyentes españoles. Existen cinco tipos de tributación del IRPF:

  • Rendimientos del trabajo.

    Esto es, todo el capital que alguien recibe por el trabajo llevado a cabo. En este sentido, entra el salario y la cuota por desempleo, en su caso.

  • Rendimientos de capital.

    Es la cuantía que procede de los elementos patrimoniales, es decir, los bienes y derechos que tiene el contribuyente pero que no se encuentran relacionados con sus actividades económicas (ej: alquiler) Existen dos tipos de rendimientos según su origen:

    • Rendimientos del capital inmobiliario.
    • Rendimientos del capital mobiliario.
  • Rendimientos de actividades económicas.

    Es el dinero que una persona jurídica consigue por haber realizado una determinada actividad retribuida económicamente. Por ejemplo, la realización de servicios artísticos retribuidos, deportivos, etc

  • Ganancias y pérdidas patrimoniales.

    Estas son las variaciones en el valor del patrimonio, como las plusvalías o minusvalías, o como un fondo de inversión o acciones de cualquier tipo. Por ejemplo, las ganancias obtenidas por la inversión o por las acciones obtenidas en una empresa.


¿Cómo calcular el IRPF?

Para calcular el IRPF de la forma adecuada, debemos aplicar una escala de porcentajes una vez tenemos todas las ganancias percibidas.

Como hemos explicado, este impuesto es de carácter progresivo, es decir, mientras más crezca el capital cobrado más crecerá el tributo y, por tanto, más tendrá que pagar el contribuyente.

  • De 0,00€ hasta 12.450,00€ = 19%
  • De 12.450,00€ hasta 20.200,00€ = 24%
  • De 20.200,00€ hasta 35.200,00€ = 30%
  • De 35.200,00€ hasta 60.000,00€ = 37%
  • De 60.000,00€ en adelante = 45%

Calcular el IRPF: Ejemplo.

A los ingresos que el contribuyente percibe debemos restar las reducciones y descuentos que se le atribuyan por sus circunstancias y situación personal a la hora de realizar la declaración de la renta. En este sentido, existe un catálogo de rebajas dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre el contribuyente.

Una vez que se han aplicado los descuentos pertinentes, debemos aplicar los tramos progresivamente.

Por ejemplo, imaginemos que una persona con una base liquidable general de 60.000€ anuales.

PRIMER TRAMO: Los primeros 12.450€ → 19% = 2.365€.

SEGUNDO TRAMO: Hasta 20.200€ → 24% = 1.860€.

TERCER TRAMO: Hasta 35.200€ → 30% = 4.500€.

CUATRO TRAMO: Hasta 60.000€ → 37% = 9.176€.

Por tanto, la cuota antes de aplicar el mínimo personal será de 18.171€


Exenciones

Dicho impuesto, como la mayoría de impuestos, también cuenta con excepciones en su tributación. A continuación, te exponemos algunas de las rentas que están exentas de tributar:

  • Las contribuciones y ayudas a la familia asociadas al nacimiento, parto, adopción o acogimiento de menores.
  • Las contribuciones que se reconozcan al contribuyente por incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.
  • Las becas públicas concedidas al contribuyente.
  • Las indemnizaciones por despido o por cese del empleado. Estas cuentan con algunos límites.
  • Rendimientos de trabajo en especie exentos, con una cuantía diaria exenta de 9 – 11€.
  • Los rendimientos de empleo percibidos por aquellos trabajos realizados en el extranjero, hasta un límite de 60.100€ al año.
  • Las prestaciones por desempleo que se perciban en la modalidad de retribución única.
  • Las prestaciones reconocidas al contribuyente por la Seguridad Social o por las entidades sustitutivas a la misma.
  • Las pensiones por inutilidad o incapacidad permanente del régimen de clases pasivas.
  • Los gravámenes especiales que se gravan en los premios de ciertas loterías y apuestas.
  • Los beneficios patrimoniales percibidos por la transmisión de domicilio habitual para individuos de más de 65 años.

¿Puedo cobrar menos en neto si me suben el sueldo bruto?

Hay mucha gente que cree que se aplica el mismo porcentaje a toda la base liquidable y que, en consecuencia, se puede pasar con toda la base imponible de uno a otro simplemente por un euro. Nada más lejos de la realidad.

Y es que el pago es una escala mediante la que se van rellenando los tramos y solo se pagarán más impuestos si aumenta la cantidad que va entrando en cada tramo y seguimos pagando lo mismo por los euros del principio que han rellenado cada tramo inferior. Esto quiere decir que, independientemente de lo que cobremos, los primeros 12.450€ de la base liquidable siempre se van a pagar al tipo 19% y únicamente las cantidades que sobrepasen esa cifra van a pagar a un tipo de interés superior al 19%.

¿Necesitas realizar un envío?

Contratación inmediata desde un palet a un camión completo

Presupuesto inmediato


Fecha actualización: 30 de Marzo de 2022 a las 15:51

Compartir en:


Volver al Blog

Buscador

Buscar

¿Necesitas realizar un envío?

Contratación inmediata desde un palet a un camión completo

Presupuesto inmediato

Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás las mejores noticias del mundo del transporte. ¡No te pierdas Nada!

Suscribirme