Claves para elegir entre una transpaleta manual o eléctrica

Transportar la mercancía de los almacenes puede resultar a menudo, agotador. No hablamos únicamente del peso de las cajas, sino también del volumen de mercancía que se acumula y que se debe transportar periódicamente. Afortunadamente, existen avances tecnológicos que permiten agilizar esta tarea y sobre todo, hacerla más soportable. Todo ello gracias a la transpaleta manual o la eléctrica, dos tipologías que podemos encontrar. En este artículo desgranaremos cuáles son las diferencias entre ellas para saber cuál debemos escoger dependiendo de las necesidades que tenga una determinada compañía.

Claves para elegir traspaleta manual o eléctrica


La transpaleta es el mejor mecanismo para mover palés a nivel suelo y transportar mercancías

Cuando mencionamos la palabra transpaleta, debemos saber en primer lugar en qué consiste. Se trata de un aparato con ruedas, que cuenta con brazos y un mecanismo elevador. Se emplea para transportar mercancía en almacenes y permite mover palés a nivel de suelo, posibilitando el transporte horizontal de las mercancías.

Como indicamos anteriormente, actualmente hallamos dos tipos de transpaleta: la manual y la eléctrica. En el caso de la primera, cuenta con un equipo básico caracterizado por su sencillez y eficacia. Su uso se generaliza para el transporte horizontal de cargas unitarias en palé desde las zonas optativas a los sitios de almacenamiento. Este tipo de transpaletas, están indicadas para utilizarse de una forma esporádica, en momentos en que las distancias de desplazamiento no son extensas y cuando la carga que se tiene que transportar no tiene mucho peso.

Pueden elevar un peso de hasta 2.500 kilos y en el caso del desplazamiento horizontal, se hace empujando de manera manual el asidero con el que también se pueden imprimir movimientos de giro. Lo cierto es que, si las operaciones de transporte se realizan en suelos lisos, llanos u pulidos, las personas que se encargan del desplazamiento de estas mercancías no hacen excesivos esfuerzos. Todo se debe especialmente al sistema de ruedas que dispone.

Por otro lado, encontramos las transpaletas eléctricas. Consisten en una evolución de las manuales que se emplean para hacer de ellas un uso mucho más intenso. Estos mecanismos disponen de baterías y de un motor eléctrico que hace las funciones de desplazamiento y de elevación. Este hecho permite desplazar las cargas con una mayor facilidad, debido a que el esfuerzo que se exige a la persona es mucho menor.

A nivel de general, se hace uso de las eléctricas cuando las cargas o las distancias superan los límites de la opción manual o bien, en las empresas donde la frecuencia de uso de una transpaleta es demasiado elevada. Lo más usual es que se encuentren en naves, centros logísticos y fábricas, aunque cada vez más son de habitual utilización también en trastiendas, camiones y pequeños almacenes gracias a su fácil utilización y la ventaja que supone la reducción del esfuerzo físico en su manipulación.. Hay que tener en cuenta que estos mecanismos eléctricos disponen de baterías que cuentan con una autonomía que puede llegar a ser de 8 a 10 horas.

Ahora que conocemos cuáles son los tipos de transpaletas que podemos encontrar para el transporte de las distintas mercancías, es el momento de escoger la más idónea dependiendo de cuáles sean las necesidades que existan en nuestra compañía.



Compartir en:


Volver al Blog

Buscador

Buscar

¿Buscas cargas para tu camión?

Precios fijos, sin subastas

Crear mi cuenta gratis

Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás las mejores noticias del mundo del transporte. ¡No te pierdas Nada!

Suscribirme