Consignatario de buques: ¿Qué es? ¿Para qué sirve?

Actualmente, para todas las empresas o individuos que dediquen su actividad a las operaciones de comercio internacional, el transporte marítimo supone uno de los medios más imprescindibles debido a su habitualidad para este tipo de transacciones comerciales. Esto es así, debido a la gran capacidad con la que cuentan los buques, lo cual también influye en que se abarate su precio, puesto que, a más espacio, más cargas podrán ser transportadas y, por consiguiente, el precio por unidad resulta mucho más económico. Además, es uno de los medios con mayor seguridad.

Por tanto, si estás relacionado con este sector, sabrás que para que las operaciones y envíos sean óptimos deben existir ciertas figuras que permitan que esto se lleve a cabo de manera adecuada.

Consignatario de buques

Con este fin existe el consignatario de buques, también conocido como agente marítimo o agente consignatario de buques, el cual actúa en nombre y por cuenta del propietario de un buque naviero o armador en los determinados puertos, para proceder a realizar las fases terrestres posteriores al transporte marítimo de las mercancías, es decir, se encarga de recibir y entregar la carga en representación de una o varias navieras.

Esta figura del comercio marítimo tiene un papel de vital importancia, por lo que, seguro que alguna vez habrás oído hablar de ellos, pero, ¿sabes para qué sirven este tipo de agentes y cuáles son sus responsabilidades? Hoy en Transeop te lo explicamos con todo lujo de detalles.


el consignatario


¿Qué es un consignatario de buques?

Aunque ya hemos hecho una breve introducción mediante la cual puedes tener cierta idea de lo que es esta figura, aquí daremos una definición más precisa de estos agentes marítimos.

Un consignatario de buques, en términos generales, se podría definir como un profesional del sector que se encarga de hacer el papel de intermediario entre el armador y el destinatario o receptor de la mercancía, con el objetivo de respetar los tiempos establecidos para la entrega de la mercancía, así como su correcta conservación. Entre sus funciones se encuentra la de representar a la naviera, aunque esto no quiere decir que no pueda trabajar simultáneamente para varias compañías o que decida trabajar para solo una, eso será decisión del propio consignatario.

Asimismo, podríamos dividir las funciones que desempeña en dos subgrupos principales:

  • Operativas.

    En esta subdivisión entran las funciones que desempeña el agente consignatario en relación con el periodo que pasa el buque en el puerto, el aprovisionamiento de comida, así como la limpieza de las bodegas y su desinfección. Lo más habitual en las navieras es que esta función la desempeñe un solo agente marítimo, con el fin de obtener un buen servicio.

  • Comerciales.

    Esta es la función más importante, puesto que se trata de un aspecto vital para cualquier operación de transporte internacional. Para realizar un servicio de transporte óptimo siempre se deberá contar con estos profesionales, que son los que nos proporcionarán los contactos durante toda la transacción hasta el país de destino, por lo que este hecho facilitará enormemente el correcto transporte de la carga. Uno de los aspectos que genera más interés es su agenda de contactos, ya que son los encargados de contratar el transporte, así como de comunicarse con los transitarios y estibadores que realizarán descarga del buque una vez haya llegado a su destino.

Sin embargo, estas no son las únicas funciones que desempeña, sino que también tiene una serie de responsabilidades a las que hacemos referencia en el siguiente apartado.


que es un consignatario de buques


¿Cuáles son las responsabilidades del consignatario de buques?

Entre las responsabilidades del agente consignatario de buques se encuentran:

  • Gestionar los permisos que requiere el buque para su entrada en el puerto y la organización de servicios de practicaje, en caso de que fuese necesario.
  • Contratar los servicios de práctico y remolcador si así se requiriese.
  • Organizar las actividades con los estibadores, coordinándolas entre sí.
  • Contratar y gestionar el aprovisionamiento del buque, así como organizar su transporte.
  • En caso de que se produzca la necesidad de reparar algo, también será el responsable de solventar este tipo de incidentes.
  • Tener preparada la documentación para las autoridades aduaneras y portuarias.
  • Dar las instrucciones necesarias al armador del buque.
  • Ayudar al capitán del buque a contactar con las autoridades que se requieran.
  • Gestionar el suministro de combustible, también llamado ”servicio de búnker” en el caso de que fuese necesario.

Por la realización de estas funciones, el consignatario de buques recibe una contraprestación a cambio de sus servicios, el cual se llama ”tasa de agencia”.

Además, existe la posibilidad de que esta figura también se encargue de su propia carga, situación en la cual sus funciones aumentan dando lugar a las citadas a continuación, sumadas a las anteriores:

  • Proveer de información relativa a las listas de navegación y los ratios de los contenedores.
  • Establecer una comunicación con los suministradores, proveedores y destinatarios o receptores de la mercancía, manteniendo informadas a cada una de las partes del estado de la entrega de la carga.
  • Cerrar los tratos y acuerdos relacionados con la mercancía.
  • Elaborar la documentación requerida en relación con la carga para su posterior presentación.
  • Finalizar todos los trámites requeridos referentes a la entrega o a la recepción de las mercancías.
  • Por último, en caso de que la carga objeto del transporte resulte dañada, deberá encargarse de los acuerdos que se necesiten con las aseguradoras, la inspección marítima, etc.

Por tanto, en el ámbito del comercio marítimo, un consignatario de buques hace referencia a un proveedor que va a reportarnos soluciones logísticas en lo relativo al comercio internacional.

Asimismo, esta figura cuenta con ciertas obligaciones que ha de cumplir:

  • Actuar de buena fe.
  • Obligación de llevar a cabo su actividad en función de lo dispuesto por las instrucciones lógicas que reciba de la naviera.
  • Obligación de recibir reclamaciones en nombre de la naviera.
  • Se prohíbe la competencia.
  • Deber de comunicación y conclusión.

Además, debido a que la posición del consignatario no se agota, frente a los cargadores, en sus funciones de representante del naviero, pues ejercita otras que son propias, es decir, manejo de las mercancías en el puerto y, en ciertas ocasiones, su carga y descarga, etc. Por ello, la Ley le impone la obligación de responder por el incumplimiento culpable de esas obligaciones que admiten frente a los cargadores.


¿Qué tipos de consignatarios de buques hay?

Este aspecto va a depender de si el consignatario es un agente general, en cuyo caso se le nombrará por contrato y podrá actuar en un determinado buque y puerto concretos, o por el contrario, si se trata de agentes especiales, éstos podrán actuar en asuntos concretos, estando limitados a las instrucciones que se les ha dado previamente.

Para los agentes de línea regular, el armador cuenta con uno o varios buques que van haciendo escalas de manera regular en los distintos puertos a los que se dirigen por medio de rutas establecidas previamente, de manera que embarcan o desembarcan la mercancía que esté en disposición del conocimiento de embarque o BL. Los agentes de línea regular pueden actuar indistintamente tanto como consignatarios, agente de ventas o agente de línea.

Consignatario.

Se encarga de realizar acciones de consignación, es decir, no tiene ninguna responsabilidad en lo relativo a la contratación de la carga.

Agente de ventas.

El agente de ventas, por su parte, realiza acciones relacionadas con la comercialización de la carga pero no tiene contacto con el buque en cuestión.

Agente de línea.

Por último, los agentes de línea constituyen un mix entre los consignatarios y los agentes de ventas.

El consignatario lleva a cabo labores únicas de consignación, es decir, no tiene ninguna responsabilidad en la contratación de la carga. El agente de ventas, por su parte no establece ningún contacto con el buque en ningún momento, sino que tiene funciones de comercialización de la mercancía. Y, por último, el agente de línea será una combinación de las dos figuras anteriores, encargándose de las actividades del consignatario y de las del agente de ventas.


¿Cómo se obtiene el título de consignatario de buques?

La figura del consignatario es la de un profesional especializado, por lo que para optar a este título se necesitar realizar una formación específica para ello. La formación dispuesta para la obtención del título de consignatario de buques es un Ciclo Formativo de Grado Superior, entre los que se puede optar por el Ciclo de Comercio Internacional o el de Transporte y Logística, indistintamente, para lo que antes habrá que haber realizado una formación de bachillerato o de Grado Medio.

En cualquiera de los casos, la formación tendrá una duración de 2 años que se distribuyen en 1650 horas de clase teórica y 350 de prácticas. No obstante, cabe destacar que existe la posibilidad de que se combinen las dos formaciones y se consigan los títulos en un plazo de 3 años, lo cual es una de las mejores opciones que ofrece la iFP para tener todo lo necesario para poder ejercer como consignatario desde el minuto uno de obtención del título.



Compartir en:


Volver al Blog

Buscador

Buscar

¿Buscas cargas para tu camión?

Precios fijos, sin subastas

Crear mi cuenta gratis

Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás las mejores noticias del mundo del transporte. ¡No te pierdas Nada!

Suscribirme