¿Qué es el Convenio CIM?¿Para qué sirve?

El convenio CIM

El Convenio CIM, cuyas siglas corresponden a Convenio Internacional de Transporte de Mercancías por Ferrocarril, es el encargado de establecer las normas o reglas que han de cumplir los países que cuenta con circulación de mercancías por ferrocarril y que vayan con carta de porte directa entre dos o más países contratantes.

¿Para qué sirve el Convenio CIM?¿Qué es la carta de porte CIM?

La carta de porte por ferrocarril constituye un contrato de transporte por ferrocarril, normalmente de carácter internacional, en el que se identifican las partes que intervienen en el mismo. En dicho contrato se establece una descripción de la mercancía transportada y se determinan las responsabilidades requeridas por la operación realizada. La utilización de este documento implica la afiliación al Convenio Internacional establecido en lo relativo al Transporte de Mercancías por Ferrocarril (CIM), encargado de regular este documento. Además, con la colaboración del Convenio sobre Transportes Internacionales Ferroviarios (COTIF) se consigue hacer una correcta regulación de este documento.

El funcionamiento básico de este documento consta de varias fases. En primer lugar, el expedidor se encarga de rellenar este documento en el idioma del país que corresponde a su origen. No obstante, deberá traducir el mismo al idioma del país de destino de las mercancías. Por tanto, el contrato de transporte se dará por finalizado cuando el ferrocarril expedidor acepte la mercancía con el objeto de transportarla y ésta venga acompañada de la carta de porte. Hay que tener en cuenta que aquellas mercancías que estén reflejadas en una misma carta de porte, deberán viajar en el mismo vagón del ferrocarril.

Debido a que este documento suele acompañar a un transporte internacional, será necesario que conozcamos en cierta medida su denominación en los idiomas principales de la Unión Europea y, por supuesto, en los idiomas oficiales de los países a los que se destina la mercancía. Renfe, (compañía encargada de realizar el transporte de mercancías por ferrocarril en España) obliga a que la carta de porte esté reflejada, como mínimo en inglés, francés o alemán, por lo que a continuación exponemos la denominación de este documento en estos idiomas:

  • Español:Carta de porte CIM o Carta de porte ferroviario CIM.
  • Inglés:Railroad Bill of Lading.
  • Francés:Lettre de voiture CIM.
  • Alemán:Eisenbahnfrachtbrief CIM.

Ambos convenios son una simplificación de las formalidades aduaneras en concordancia con el acuerdo establecido bajo el concepto ”transporte internacional bajo precinto aduanero”.

¿Qué debemos saber sobre la CIM?

Para una correcta elaboración de la carta de porte CIM, debemos tener en cuenta diversos aspectos de la misma:

  • El documento será emitido en cinco ejemplares, que pueden ser enviados por vía electrónica. El primero es el original y ha de entregarse al destinatario y el cuarto, que es duplicado, se entregará al remitente en el momento en que se haya aceptado la mercancía para su transporte. Los tres ejemplares restantes son para la compañía de ferrocarril.
  • Se debe emitir una carta de porte CIM por vagón o contenedor.
  • En segundo lugar, la carta de porte debe estar firmada tanto por el remitente como por el transportista. En el caso de que forme parte de un crédito documentario, si en la carta no aparece la firma del transportista o no se consigue identificarlo en la misma, bastará cualquier sello o firma de la compañía de ferrocarriles para dar constancia de que el documento ha sido firmado por el transportista.
  • La aceptación de la carta de porte en un crédito documentario, se regula bajo el artículo 24 de la Norma UCP 600 de la Cámara de Comercio Internacional.
  • Este documento siempre será nominativo y no es negociable ni se puede emitir “a la orden” puesto que no conforma un título de propiedad de la mercancía.
  • Para los transportes de carácter intracomunitario siempre deben figurar los códigos NIF del expedidor y destinatario. Además, las mercancías deben identificarse mediante un código ferroviario específico de Nomenclatura Armonizada de Mercancías (NHM).
  • En la carta de porte CIM, también irán expuestos los gastos que corren por cuenta del remitente, es decir, “franco de portes” (solo el transporte), “franco por...” (una suma determinada), “franco de todos los gastos” (en el que se incluyen los costes de aduana) o “a portes debidos” (todos los gastos derivados de la operación corren por cuenta del destinatario).

¿Quién se encarga de elaborar la carta de porte CIM?

Este documento será elaborado por la compañía ferroviaria que corresponda o por el agente de transporte de la estación de recogida e irá destinado al vendedor, comprador y a la aduana de importación.

Obligaciones documentales en función del Incoterm establecido.

Dependiendo del Incoterm que utilicemos habrá que solicitar y expedir unos documentos u otros. Generalmente, el vendedor será el encargado solicitar la carta de porte y necesitará su emisión para una venta con transporte ferroviario bajo el Incoterm CPT y hasta DDP. En el caso de las exportaciones que se encuentra bajo los Incoterms EXW y FCA, el comprador será el que ha de contratar el transporte, lo cual significa que es el encargado de realizar la solicitud de la carta de porte CIM.

Por último, debemos tener en cuenta que está excluido el uso de Incoterms cuyo uso sea exclusivamente marítimo tales como FAS, FOB, CFR y CIF para este tipo de transportes de mercancías.



Volver al Blog

Nuestro Blog


Encuentra de manera actualizada toda la información sobre el sector del transporte de mercancías por carretera y logística en España.

Visita nuestra web para descubrir los servicios que podemos ofrecerte como empresa o transportista.

Facebook Transeop   Twitter Transeop   Linkedin Transeop   Instagram Transeop   Google Plus Transeop   ropa vintage