¿Qué es El Convenio CMR?

El convenio CMR

El Convenio CMR, llamado así por su denominación en inglés ”Contract for the International Carriage of Goods by Road”, entró en vigor en Ginebra, el 19 de mayo de 1956, aunque España no se adhirió a éste hasta el año 1974 con correcciones de errores en 1995.

¿Qué es el CMR?

La carta de porte por carretera o convenio CMR constituye el documento encargado de formalizar el contrato de transporte de las mercancías por carretera. Este documento se ha ido convirtiendo poco a poco en un marco jurídico que nos sirve de referencia para las actualizaciones de derecho privado de transporte que se llevaron a cabo a finales del pasado siglo XX y a principios del presente siglo XXI. Cabe destacar que la propia Ley 15/2009 que regula el contrato nacional en España está basado en el CMR.

Asimismo, en la carta de porte CMR se incluyen las condiciones de transporte y responsabilidades del mismo. Este documento, regulado por el citado Convenio CMR, se aplica a todos los contratos de transporte de mercancías por carretera, -a excepción de mudanzas, transportes funerarios y postales-, en los cuales el origen y destino de las mercancías conformen países distintos y uno de ellos se hubiese adherido al Convenio Internacional CMR.

Por tanto, a través de la carta de porte CMR se confirman dos factores. En primer lugar, que el transportista ha recibido la mercancía y, en segundo lugar, que se ha establecido un contrato entre la empresa contratante del transporte y el determinado transportista.

Hay que tener en cuenta que, al contrario de lo que consideran muchos países, el CMR no es un contrato de título ya que no da a su titular ni a la empresa de transporte el derecho de propiedad de las mercancías objeto del transporte.

La emisión del contrato CMR, por su parte, se podrá realizar tanto por parte de la agencia de transportes, que se encargará de realizar el traslado de la mercancía al lugar de destino, como por parte del exportador. En lo relativo a la emisión del documento, ésta será ejecutada en el momento en que se realice la expedición de la mercancía.

¿Qué información contiene el CMR?

La carta de porte CMR contiene información significativa en relación con los individuos y mercancías suscritas en el contrato de transporte. Entre la información más importante recogida en este documento, se encuentra la expuesta a continuación:

  • Fecha y lugar en el que se cumplimentó el CMR.
  • Identificación y dirección del remitente, así como del transportista y del destinatario.
  • Descripción de las mercancías transportadas y el embalaje de las mismas.
  • Instrucciones para la aduana correspondiente y otras formalidades requeridas, tales como información relativa a la existencia de mercancías peligrosas, en el caso de que las hubiese.
  • Peso de las mercancías transportadas.

Además, en determinadas ocasiones, también puede incluir:

  • La prohibición de transbordo.
  • Gastos que el exportador asume.
  • Suma del reembolso percibido en el momento en que se produce la entrega.
  • Valor declarado de la mercancía.
  • Instrucciones para el transportista en cuanto al seguro de la carga.
  • Plazo en el que se debe realizar el transporte.
  • Documentos adjuntos al CMR.

Normalmente, este documento de porte debe constar de cuatro copias:

  • Copia del remitente.
  • Copia para el destinatario.
  • Copia que acompañará a la mercancía durante todo el transporte hasta que llegue al destino final.
  • Copia de la administración.

Además, en caso de pérdida, retraso o daños en la mercancía o en el envío, el transportista será el responsable hasta que se produzca la entrega de dichas mercancías. No obstante, el remitente tendrá la obligación de encargarse de cualquier daño que el transportista sufra como consecuencia de datos erróneos incluidos con anterioridad en la carta de porte CMR.

No debemos olvidarnos de que el transportista cuenta con el derecho de exigir varias cartas de porte en consecuencia del tipo de mercancía o de los vehículos requeridos para el transporte de la misma. Esta situación tendrá lugar tanto en el caso de que se transporten distintos tipos de mercancía en diferentes lotes, como si la mercancía se va a transportar en más de un vehículo. Sin embargo, si el transporte de la carga se realizara en un único camión se permitirá el uso de un solo contrato CMR.

De igual modo, este tipo de contrato permite su pago a través de créditos documentarios, hecho regulado en el artículo 28 de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), relativa a las Reglas y Usos Uniformes.

En consecuencia, en el momento en que se produzca la carga de la mercancía en el vehículo dispuesto por el transportista, éste deberá encargarse de revisar el número exacto de bultos, así como las marcas y números que los acompañan. De igual modo, deberá asegurarse de que el estado aparente de la carga y sus embalajes es el adecuado. De no ser así, el transportista correrá a cargo de los daños que sufra la mercancía, aunque no sea el culpable de los mismos, puesto que está en sus funciones la de revisar los productos antes de iniciar el transporte objeto de la contratación.

En caso de que el citado transportista no se encuentre en disposición de los medios necesarios para comprobar esa información, deberá apuntar sus reservas en la correspondiente carta de porte adjuntando los motivos de las mismas. Pero, si el exportador finalmente se niega a aceptar expresamente dichas reservas, éstas no le comprometerán de ninguna manera.

Por último, exponemos una relación de los países que integran el convenio CMR:

Austria, Bielorrusia, Bélgica, Bosnia Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Chipre, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Georgia, Alemania, Grecia, Hungría, Irán, Irlanda, Italia, Kazakstán, Kryrgyzstan, Lituania, Letonia, Luxemburgo, Mongolia, Marruecos, Holanda, Noruega, Polonia, Portugal, Moldavia, Rumanía, Rusia, Serbia y Montenegro, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia, Suiza, Tayikistán, Macedonia, Túnez, Turquía, Turkmenistán, Reino Unido y Uzbekistán.


¿Qué partes intervienen en el Convenio CMR?

Expedidor.

Su obligación principal es la de determinar las condiciones en las que se entregará la mercancía, es decir, el lugar y fecha en la que han de llegar a destino. Por tanto, si se produce alguna indicencia provocada por una información errónea, la culpa será de del expedidor o cargador.

Por otra parte, es quien tiene la capacidad o derecho de modificar las indicaciones a realizar en la mercancía en el momento que así lo estime. Por lo que el transportista debe seguir sus instrucciones en estos aspectos.

Transportista.

El transportista se hará responsable de las pérdidas o daños que sufra la mercancía en su trayecto, y de los posibles retrasos en la entrega. El Convenio CMR establece un límite de indemnización de 8,33 DEG/kg bruto en los casos en los que la mercancía se pierda, dañe o averíe.

Además, será el encargado de asegurarse de que la mercancía se envíe de acuerdo a las condiciones acordadas en cuanto a su estado y embalaje. La carta de porte es el documento que se encarga de recoger toda la información sobre la mercancía objeto del transporte, del que deben disponerse tres ejemplares, de los cuales el tercero se debe entregar al destinatario o comprador.

En el caso de que este documento se pierda o sufra algún daño, la responsabilidad también correrá a cargo de dicho transportista o porteador.

Carta de Porte Nacional vs. CMR: Diferencias.

La principal diferencia entre estos dos documentos es que la Carta de Porte Nacional se utiliza para el control del transporte de mercancías que se realiza en territorio nacional, en el caso de España, estaríamos hablando de la península ibérica (incluyendo los transportes de las Islas Canarias y Baleares) y el CMR se utiliza para todos los transportes internacionales.

Para escoger una u otra modalidad debemos prestar atención a la normativa por la que se rigen cada uno de estos documentos que será distinta entre sí, estableciendo diferencias en las reclamaciones, la responsabilidad de cada una de las partes, etc. Lo más común es contar con ambos documentos y utilizar la Carta de Porte Nacional para los transportes que se realicen en el territorio español y el CMR o Carta de Porte Internacional para aquellos que tengan lugar con terceros países, siempre y cuando no haya coincidencia entre el país de carga y el de entrega y al menos uno de los dos países involucrados haya firmado el Convenio CMR.

¿Qué ocurre si se pierde la Carta de Porte?

La Carta de Porte es un documento que se establece para probar que, efectivamente, existe un contrato de transporte. Por tanto, en caso de pérdida o irregularidades en este documento no afectará de ningún modo a la veracidad ni existencia del contrato de transporte, el cual simplemente seguirá bajo las condiciones dispuestas en el Convenio CMR.

Esto quiere decir que, la Carta de Porte es un documento de carácter jurídico declarativo, por lo que solo nos sirve como prueba del contato y en el caso de tener que realizar cualquer reclamación.

CMR-e: Carta de porte electrónica.

La carta de porte electrónica o CMR-e surgió en 2008 a tavés de la aprobación del Protocolo Adicional al Convenio en relación al contrato de transporte internacional de mercancías por carretera, CMR, referente a la carta de porte electrónica. Por tanto, mediante este protocolo se establece la posibilidad de que la conocida carta de porte CMR se remita en formato electrónico a través de procedimientos de registro y tratamiento de la misma.

Según lo dictado por el protocolo "cualquier solicitud, declaración, instrucción, orden, reserva u otra comunicación relativa a la ejecución de un contrato de transporte al que sea de aplicación el Convenio CMR, podrá realizarse por comunicación electrónica."

Asimismo, la certificación de la carta de porte podrá realizarse a través de la firma electrónica u otros procedimientos aceptados como certificación electrónica contemplados por la legislación del país emisor de la carta.

La carta de porte electrónica o CMR-e, utilizada en España desde mayo de 2011, se utiliza en Francia, España y Países Bajos.

No obstante, aún no existen datos reales sobre su uso en nuestro país. Aunque son múltiples las ventajas que ofrece este modelo de documento como el ahorro de tiempo y dinero que supone, además de la sostenibilidad al no requerir el uso de papel, su uso no ha sido muy extendido por el territorio. Sin embargo, supone una gran alternativa para evitar errores y falsificaciones al evitar la firma manual por una electrónica, más difícil de manipular. Por último, a través del modelo electrónico, el cargador sabe en tiempo real cuando la mercancía ha sido entregada en destino y de igual manera para el transportista, que podría justificar la entrega en ese momento y, por tanto, tendría la posibilidad de cobrar antes los portes por el transporte de las mercancías.



Volver al Blog

Nuestro Blog


Encuentra de manera actualizada toda la información sobre el sector del transporte de mercancías por carretera y logística en España.

Visita nuestra web para descubrir los servicios que podemos ofrecerte como empresa o transportista.

Facebook Transeop   Twitter Transeop   Linkedin Transeop   Instagram Transeop   Google Plus Transeop   ropa vintage