Empresa Transitaria: ¿Qué es? ¿Qué beneficios nos aporta?

Empresa Transitaria

¿Qué es una empresa transitaria?

Una empresa transitaria es aquella que tiene como principal función la de gestionar el transporte de las mercancías que circulan por el territorio entre la aduana de salida (país de origen), la de entrada (país de destino) y las intermedias en el caso de que exista alguna.

Dichas empresas basan su actuación en el asesoramiento en cuanto a los procesos de exportación, actuando en nombre de los exportadores, importadores u otras empresas con el fin último de organizar y optimizar el transporte. Para ello, las empresas transitarias designan a un miembro de la empresa, conocido como agente de carga internacional o agente transitario, que es el encargado de actuar en nombre de los exportadores o importadores y, automáticamente, se convierte en intermediario entre la persona que recibe o envía la mercancía y las empresas de transporte.

El objetivo de las empresas transitarias es garantizar que las operaciones de transporte de mercancías y, en general, todo el proceso comercial se desarrolla de manera eficiente, rentable y segura. No obstante, realizan diversas funciones que nos pueden servir de ayuda a la hora de importar o exportar nuestra mercancía.

¿Cuáles son las funciones que realiza una empresa transitaria?

Estas empresas comprenden una serie de procesos y actividades directamente relacionados con el transporte de mercancías y la logística de la empresa. Por tanto, algunas de las principales funciones que realizan son las expuestas a continuación:

  • Espacio de carga: Se encarga de contratar el espacio de carga necesario para el transporte en cualquiera de los medios seleccionados para el mismo.
  • Asesora: Asesora en cuanto a los costes de exportación, gastos de transporte, seguro, gestión de la mercancía, etc.
  • Intermediaria en la negociación: Actúa como intermediaria a la hora de la negociación con la aduana.
  • Realiza trámites de documentación: Se ocupa de realizar los trámites referentes a los Documentos de Transporte Internacional, es decir, la documentación requerida para cualquier exportación o importación.
  • Contrata seguro: Contrata el seguro de transporte por cuenta del cliente.
  • Planifica rutas: Planifica la mejor ruta posible para realizar la operación, basándose en el tipo de mercancía, la seguridad, el coste y la duración del transporte.
  • Aconseja: Aconseja sobre el modo de transporte de carga más adecuado.

¿Por qué es importante contar con una empresa transitaria?

Como hemos visto en los anteriores apartados, la colaboración de una empresa transitaria para la realización de operaciones de comercio internacional resulta fundamental puesto que garantiza el correcto traslado de la mercancía de manera óptima y segura.

Un factor que debemos tener en cuenta es la necesidad de elaborar una cotización antes de realizar cualquier importación o exportación. Para ello, es necesario conocer todos los aspectos relacionados con la logística y el transporte con la finalidad de evitar contratiempos inesperados.

Debido a esto, es recomendable para todas las empresas o personas que realicen operaciones internacionales de este tipo que cuenten con la colaboración de una empresa transitaria, ya que, de esta manera, eliminaremos el riesgo de perder una cantidad de dinero y esfuerzo importante al obtener el asesoramiento necesario previamente.

A continuación, se exponen algunos de los motivos por los que resulta fundamental contar con los servicios que ofrece una empresa transitaria:

  • Tomar las decisiones adecuadas en cuanto a la operación comercial: En el transporte internacional de mercancías nos encontramos con muchas actividades que requieren de la coordinación de una empresa transitaria puesto que conllevan diversas responsabilidades y decisiones fundamentales, entre las que se encuentran, por ejemplo, los procesos de carga y descarga, trámites en aduanas, forma de recogida de las mercancías, entre otros.

  • Coordinar la comunicación entre todas las personas que intervienen en la operación: Debido a la complejidad de los procesos de exportación e importación, contar con la colaboración de una empresa transitaria conformaría una buena decisión, puesto que ésta será la encargada de comunicarse con todas las personas que participan en la operación internacional, facilitándonos considerablemente la gestión de dicha operación.

  • Informar de manera constante sobre el estado de la transacción comercial: La empresa transitaria será la encargada de informarnos sobre todas las novedades que surjan respecto a las diferentes etapas del envío. De esta manera, siempre tendremos constancia de dónde se encuentra nuestro envío en todo momento.

¿Qué tipos de agentes transitarios existen?

Existen diferentes tipos de agentes transitarios dependiendo de las funciones que éstos realicen durante el proceso comercial. Por lo tanto, cada empresa transitaria deberá decidir el agente que destinará para cada situación en particular.

Existen dos tipos de agentes transitarios:

Operadores de transporte multimodal (OTM)

Los operadores de transporte multimodal, también conocidos como operadores de transporte intermodal, se encargan de ofrecer un servicio completo a los clientes. Este servicio ofrece la gestión por parte del operador de transporte de todos los trámites y operaciones necesarias desde el país de origen hasta el de destino de las mercancías. Es decir, se encargan de todas las operaciones relativas al seguro, almacenaje, documentación en aduanas...

El OTM es el transportista principal y es la persona que emite el Conocimiento de Embarque Multimodal FBL, documento en el cual se unifican todos los medios de transporte utilizados para llevar a cabo la operación internacional. De igual manera, será el responsable de las mercancías durante el proceso de transporte de las mismas.

Agentes de transporte

Los agentes de transporte son los encargados de contratar todos los medios de transporte requeridos para completar nuestro envío. Cuentan con una doble función: la de transportista ante el exportador o el importador, y la de cargador ante los transportistas.

Los agentes de transporte se clasifican en función del tipo de transporte en el cual viaje la mercancía. Atendiendo a este criterio, podemos clasificar a los mismos de la siguiente manera:

Agentes de carga

Actúan como agentes de los armadores con la finalidad de conseguir gestionar las cargas correctamente y según las condiciones acordadas. Cabe destacar que la figura del agente transitario representa al exportador o vendedor, mientras que, por el contrario, el agente de carga realiza sus funciones por cuenta del armador.

Agentes de transporte por carretera

Estos conforman el papel de intermediarios entre los porteadores y los expedidores. Por lo general, trabajan a comisión puesto que este tipo de transporte suele contar con un alto número de proveedores de servicios.

Agentes de transporte aéreo

Son los encargados de la gestión de las exportaciones de mercancías para las aerolíneas, lo cual explica que normalmente actúen como operadores a larga distancia. Asimismo, pueden emitir conocimientos de embarque aéreos en determinadas ocasiones. Es importante señalar que para realizar estas funciones los agentes de transporte aéreo deben ser miembros de la IATA (International Air Transport Association).

Agentes portuarios

El objetivo perseguido por los agentes portuarios es el de actuar en nombre del exportador en el momento en el que la mercancía se traslada de un medio de transporte a otro –descarga de un camión para su posterior carga en un avión, por ejemplo-.

¿Qué requisitos se exigen para ser transitario?

La actividad que realizan los agentes transitarios en España está regulada por el Ministerio de Fomento español, por lo que será éste el encargado de establecer las condiciones necesarias para ejercer esta profesión. Los requisitos fundamentales que se solicitan son los siguientes:

Ser persona física

No cabe la posibilidad de conceder autorizaciones conjuntas destinadas a más de una persona física ni jurídica, ni a comunidades de bienes, en forma de sociedad mercantil, sociedad laboral o cooperativa de trabajo asociado.

Nacionalidad española

Para ser transitario se requiere estar en posesión de la nacionalidad española, de algún Estado miembro de la Unión Europea o de otro país extranjero en el que exista algún convenio o tratado internacional con España.

Capital de 60.000€

Se debe contar con un capital abonado de un mínimo 60.000 euros.

Local dedicado al transporte

Es necesario contar con un local destinado exclusivamente a actividades de transporte de mercancías.

Capacitación profesional

Finalmente, se requiere cumplir con el requisito de Capacitación Profesional que puede obtenerse mediante la consecución de la Capacitación Profesional de Transportista por Carretera.



Volver al Blog

Facebook Transeop   Twitter Transeop   Linkedin Transeop   Instagram Transeop   Google Plus Transeop   ropa vintage