¿Por qué faltan conductores profesionales en España?: Causas principales

En España y, en general, en toda Europa existe un problema creciente debido a la escasez de camioneros que cada vez cuenta con un mayor incremento. Esta situación está afectando gravemente al sector del transporte debido a las altas cifras de conductores profesionales que se encuentran parados o que ya no prestan sus servicios. Dicha cifra se eleva a unos 22 mil conductores desempleados aproximadamente, lo cual provoca la preocupación de los más allegados al sector.

Faltan camiones en españa

A continuación, estudiaremos los factores que vienen desencadenando esta situación a la que se enfrentan los camioneros.

Cabe destacar que según los datos proporcionados por la Dirección General de Tráfico (DGT), existen cerca de 253.000 conductores que cuentan con una licencia de conducir de categoría C y C+E. Casi 32.000 de ellos tienen entre 60 y 64 años de edad, 40.000 pertenecen al grupo de edad de 55 a 59 años, y aproximadamente 42.000 tienen entre 50 y 54 años. Esto suma un total del 72% de los conductores que tienen una edad superior a los 50 años.

En conclusión, la demografía es un factor que desfavorece a la industria debido a la falta de interés de los más jóvenes hacia este trabajo, lo cual es desencadenado por la situación laboral a la que se enfrentan los camioneros y los problemas con los que conviven día tras día.

¿Qué factores provocan esta escasez de camioneros?

  • Guerra de precios.

    En este caso existe un problema en la revalorización de los contratos a la baja y la pérdida de demanda de este empleo, situación causada por la coexistencia de pequeñas marcas e innumerables asociaciones del gremio con multinacionales extranjeras en las carreteras españolas. Por otra parte, tanto la carga de trabajo como los costes de explotación continúan creciendo mientras que los precios de los servicios prestados por los transportistas no lo hacen de la misma forma, lo cual explica la poca rentabilidad que encuentran los conductores profesionales a este puesto de trabajo.

    Esto provoca un gran descontento para los transportistas profesionales ya que no se pone en valor el trabajo duramente realizado para transportar los recursos que abastecieron a hospitales, supermercados y otros establecimientos de primera necesidad durante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

  • Precariedad laboral.

    Esto se debe en primer lugar a que el convenio colectivo establece una retribución para los conductores profesionales en sentido proporcional a los kilómetros que éstos recorran y no en función de las horas que pasan en el camión. Dicha situación obliga a los conductores profesionales a aumentar sus jornadas laborales realizando muchas más horas extras de las que realmente se les retribuyen. De esta manera, el salario mensual de estos conductores les supone aproximadamente un tercio de los componentes del coste.

    En segundo lugar, existen unas malas condiciones laborales que no hacen más que empeorar la dureza del trabajo realizado por los camioneros debido a la nefasta situación en la que se encuentran las áreas de descanso y las zonas de carga y descarga en nuestro país.

    En cuanto a las zonas de carga y descarga para estos conductores profesionales es frecuente encontrarse con una espera de horas hasta que cargan o descargan el camión.

  • Dumping.

    El “dumping” es una práctica que consiste en la venta de un producto o servicio por debajo de su precio habitual e, incluso, en algunos casos, por debajo de su coste de producción. Esto se consigue a través de una minimización de los gastos realizada de manera fraudulenta y tiene como finalidad la de ir eliminando a la competencia de una forma desleal.

    Esto se ve reflejado en el sector puesto que las conocidas como “empresas buzón” registran su sede principal en un tercer país para luego contratar a sus conductores en mercados que les exijan menos trámites en cuanto a impuestos para, más tarde, desarrollar su actividad en España. Así, recortan enormemente los gastos y aumentan de igual forma los beneficios, lo cual perjudica al sector económicamente y a la imagen que refleja. En consecuencia, las empresas que realizan sus actividades de acuerdo con lo establecido en la ley se ven obligadas a bajar los precios de sus servicios para poder ser competentes en el mercado.

  • Nuevas tecnologías.

    Los camiones que no requieren de un conductor para su funcionamiento están cada vez más presentes entre nosotros. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ya alertó de la eliminación de más de cuatro millones de puestos de trabajo en 2030 en Estados Unidos y Europa a causa de la progresiva introducción de camiones autónomos con un informe que publicó el pasado año 2017.

  • El petróleo.

    Los carburantes conforman los costes más significativos para las empresas de transporte, por lo que un aumento del precio del petróleo utilizado para la fabricación de éstos supone una alarma para este sector. Esto empuja a dichas empresas a disminuir los precios de los servicios de transporte con los clientes.

  • Envejecimiento de los conductores profesionales.

    La edad media de los conductores profesionales en Europa aumenta un año por cada año que pasa. Esto es así debido a que los jóvenes no tienen interés por acceder al negocio ante esta situación a la que se enfrenta actualmente.

    En este sentido, la edad media entre los camioneros ronda los 47 años. Esto quiere decir que, si la situación continua así, en 10 años estaremos en una situación de incertidumbre ya que habrá más trabajadores jubilados que nuevos entrando al sector.

    Como hemos comentado, es un sector poco atrayente para los jóvenes, ya que supone trabajar días festivos, pasar varias semanas fuera de casa, pueden producirse intentos de robo, el salario ronda los 1400€ de media y, normalmente, para entrar en el sector se requiere un poder adquisitivo del que poca gente dispone antes de los 25 años en la actualidad, por lo que las barreras de entrada al sector son aun más significativas para la población joven.

    Sin embargo, se han llevado a cabo algunas acciones para mejorar la inserción de los jóvenes en el sector, como reducir la edad mínima para conducir un camión con permiso C a los 18 años, y del permiso D y D+E a 21 años. Medidas que, por ahora, no han sido suficientes para incentivar a este público.

  • Necesidad de transportistas expertos.

    Las empresas de transporte cada vez buscan conductores profesionales más experimentados y con recomendaciones o experiencias positivas en otras empresas en las que hayan prestado sus servicios anteriormente. Por tanto, para aquellos transportistas con poca experiencia o que no dispongan de esas recomendaciones puede ser un inconveniente para trabajar en el sector.

    Los conductores cuentan con un papel fundamental dentro de las empresas de transporte al cargar mucha responsabilidad sobre ellos, ya que son los encargados tanto de transportar mercancías valiosas de un punto a otro sin que éstas sufran daños, así como de llevar consigo los documentos de transporte correspondientes (facturas, albaranes, registro de kilometraje, etc.)

  • Demanda creciente de transportistas.

    Tras la pandemia que atravesó nuestro país en 2020 se produjo una situación de demanda de bienes y servicios menor que la que se experimentaba hasta el momento debido al confinamiento.

    Este hecho provocó que la brecha laboral que existía entre la oferta y la demanda disminuyese, haciendo que en 2020 no existiese una gran falta de conductores en gran parte de Europa.

    Sin embargo, en el momento en el que existió una desescalada y se reactivó la economía, volvió a crecer la necesidad de conductores profesionales. Por tanto, en 2021 volvemos a experimentar la situación que ya se vivía a finales de 2019 o principios de 2020, existiendo un gran déficit de conductores, de entre el 18% y el 20%.

  • Escasez de transportistas formados.

    Como hemos explicado en apartados anteriores, las empresas de transporte requieren cada vez más de transportistas experimentados y también formados que ya conozcan la profesión y sus regulaciones, pudiendo ser más resolutivos y realizar sus labores de forma sencilla.

    Según un estudio realizado por la Organización Internacional del Transporte por Carretera (IRU), el 40% de los profesionales encuestados opinan que la poca formación de los transportistas es la causa principal de la escasez de conductores en el sector.

    Además, tras a pandemia provocada por el COVID-19 muchos conductores con experiencia salieron del sector debido al empeoramiento de las condiciones laborales y al cierre de centros de formación durante esta situación. De esta forma, la formación podría ser un factor fundamental para la recuperación de la escasez de conductores en el sector.



Fuente:https://bit.ly/3qtD003



Fecha actualización: 11 de Noviembre de 2021 a las 11:46

Compartir en:


Volver al Blog

¿Buscas cargas para tu camión?

Precios fijos, sin subastas

Crear mi cuenta gratis

Buscador


Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás las mejores noticias del mundo del transporte. ¡No te pierdas Nada!

Suscribirme