Forfaiting: La clave para la Importación y Exportación

Del total de pymes españolas que encontramos en el mercado de importación y exportación sólo un 5% ha logrado internacionalizarse, y de este 5% sólo un tercio exporta regularmente. Este hecho es clave para aquellas empresas españolas con dificultades para mantener la gestión de su negocio debido a la poca demanda interior que tiene su producto.

Forfaiting

Es por ello por lo que es importante que las marcas intenten expandirse más, no sólo por la propia supervivencia, sino por la posibilidad de desarrollarse. Eso sí, la externalización no es un factor que pueda hacerse a la ligera: es importante que las empresas cuenten con los recursos necesarios y con el soporte adecuado.

Es por esto por lo que muchas compañías tienen el forfaiting como elemento imprescindible para sus operaciones de exportación e importación.


¿Qué es el forfaiting?

El forfaiting es el proceso por el cual una empresa exportadora vende a un banco o a una entidad financiera un documento de pago de aceptación internacional, por ejemplo: una letra o un pagaré, por lo que reconoce un derecho de cobro sobre una operación de compraventa a nivel internacional, y transfiriere las responsabilidades y los riesgos de cobro, y a cambio recibe el pago al contado con las deducciones propias del descuento.

El banco que financia los trámites o transacciones se conoce como forfaiter. Asimismo, como breve resumen, el exportador recibe el total de la venta realizada a la empresa importadora y, acto seguido, establece unos descuentos posteriormente a medir los riesgos que tendrá que soportar, por los que el banco exigirá unos intereses. Este método responde a las siguientes características:

  • Negociable.

    La característica de "negociable", significa que los préstamos deben poder ser transferidos sin impedimentos.

  • Abstraíble.

    Es decir, ni el deudor ni el banco que actúa como garantía pueden utilizar las disputas comerciales o cualquier otra incidencia como excusa para obviar el pago de la deuda contraída.

  • Sin recurso.

    En el momento en que la transacción se da por finalizada, el vendedor o exportador cuenta con la posibilidad de desinteresarse por el crédito concedido. No obstante, el comprador o importador no puede devolver el mismo en caso de que el deudor no realice el pago, a no ser que exista fraude por parte de este último.

Por otra parte, el plazo admitido para estas operaciones suele ser de 1 a 7 años. Por tanto, dicha modalidad trata créditos individuales a medio plazo, en contraste con el factoring que cuenta con créditos, en su mayoría, a corto plazo.

Cabe destacar que los gastos derivados del descuento de los efectos de la transacción de este servicio, se consideran gastos fiscalmente deducibles, lo cual abarca las comisiones y los intereses de dicha operación.

Por tanto, podríamos decir que esta operación está adherida a ciertas cualidades principales:

  • Para que exista el descuento tiene que existir previamente un crédito no vencido contra una tercera persona o empresa.
  • Financia el crédito que se concede a los clientes.
  • Permite un plazo de un periodo comprendido entre 1 y 7 años.
  • Esta clase de servicios realizados por el banco conllevan un coste conformado a través de intereses y comisiones.
  • Se encarga de créditos individuales a medio plazo, al contrario que el factoring, que suele realizarse con créditos a corto plazo.
  • Los costes que surjan de descontar los efectos son gastos deducibles fiscalmente, es decir, se pueden deducir tanto los intereses como las comisiones que supone el forfaiting.
  • A través de esta operativa se anticipan unos recursos líquidos contra la cesión de un papel comercial que avala el importador (librado) y por un banco.

Características del forfaiting.

Las principales particularidades de este servicio son las que explicamos a continuación:

Se traspasa todo el riesgo a la entidad.

El riesgo de impago se transmite en su totalidad al banco. Esto es así puesto que la venta del derecho de cobro realizada con dicho servicio es sin recurso.

Se ceden pocos efectos de gran importe.

Debido a ello, el banco tiene la necesidad de asegurarse de que el derecho de cobro va a realizarse según lo previsto, por lo que antes de aceptar la operación, recoge información para llevar a cabo un estudio de la empresa deudora y su liquidez. Así, las entidades aceptan pocas letras pero de compañías que tienen una gran solvencia económica.

Las facturas no se pueden ceder.

En el caso de las facturas no existe posibilidad de ceder su derecho a cobro, puesto que las entidades solo aceptan las letras y los pagarés como derechos de cobro, ya que estos últimos cuentan con la posibilidad de reclamar de manera mucho más rápida por vía judicial.

Se ceden letras o pagarés a largo plazo.

El vencimiento de ambos documentos tiene lugar entre los tres y los cinco años, mientras que las facturas no superan los 90 días de vencimiento.

La entidad realiza gestiones administrativas.

El banco se encarga de todos los procesos y gestiones administrativas, lo cual supone un gran beneficio para las sociedades puesto que en multitud de ocasiones las operativas con terceros países son más complejas y requieren de una gran dedicación en cuanto a tiempo.


¿Qué partes intervienen en el forfaiting?

Cuenta con tres partes que intervienen de manera obligatoria:

  • Importador.

    El banco realiza una clasificación de solvencia de la parte importadora, lo cual será el factor que determine la exigencia o no de avales o garantías bancarias a entidades del país del importador. Por lo que, para el importador el forfaiting le supondrá ajustar los pagos a realizar con sus previsiones de ingresos. Además, también obtendrá financiación a medio y largo plazo.

  • Exportador.

    Por su parte, para el banco del exportador conforma una manera de asegurarse el cobro trasladando los riesgos a la empresa financiera o banco, de manera que acepta como contraprestación el hecho de no recibir el importe total de dicha entidad. Asimismo, está protegido de cualquier acción legal por parte de la entidad financiera, lo cual quiere decir que en caso de impago por parte del forfaiter, el exportador se verá obligado a intentar cobrar del importador o ejecutar avales o garantías en el caso de que existan.

  • Entidad financiera.

    Toma el papel de forfaiter de forma que adquiere obligaciones de pago y asume el riesgo total de impago. Sin embargo, a cambio de ello asume la gestión del cobro y a la hora de pagar al exportador el importe de la transacción deduce del mismo las comisiones y sus costes. Se recomienda tener una entidad financiera que asuma subsidiariamente el riesgo como, por ejemplo, CESCE.


¿Qué tipos de forfaiting hay?

Como ya hemos comentado, a través del este método se fija un descuento por parte de la entidad financiera, de los derechos de cobro que tiene una determinada sociedad frente a otra sobre créditos comerciales a pagar en un futuro. En consecuencia, dichos bancos establecen una clasificación de los siguientes tipos de transacciones:

  1. Sobre facturas.
  2. Sobre pagarés.
  3. Sobre efectos cambiarios.
  4. Sobre créditos documentarios.

¿Todas las entidades financieras operan de la misma manera?

No todas las entidades financieras llevan su operativa de la misma forma, sino que algunas realizan los abono en el mismo momento en que realizan la revisión de los documentos, pero existen otras que no lo realizarán hasta pasados días, generalmente entre 5 y 10 días hasta que el abono se efectúa correctamente en la cuenta del exportador.

Esto es debido a los riesgos internos con los que cuente cada banco o sociedad financiera, que, obviamente, son distintos entre unas y otras. Así, algunas entidades no realizan el abono del descuento en ese mismo momento, sino que esperan a enviar los documentos al Banco Emisor del crédito de forma que de su visto bueno y proceder al ingreso del abono.


Forfaiting y Logística

Muchas pymes españolas se enfrentan a diario al problema de la falta de liquidez para sus exportaciones.

Este problema se arregla con el uso de esta operativa, ya que en el forfaiting es la propia entidad bancaria o financiera la que adelanta el importe de las ventas aplazadas a los clientes al exportador, siempre que estos tengan las herramientas de pago adecuadas (como los pagarés).

Con este tipo de operaciones financieras también se puede recurrir a cartas de crédito y letras de cambio con abono. Y es que en caso de que haya impago, la responsabilidad no recae sobre el exportador.

Los miembros clave en una operación de este tipo son: la entidad financiera, el exportador, un avalista del deudor y un encargado de validar que ambas partes puedan responder por sus obligaciones, normalmente conocido como trustee.

Una vez cerrado el trámite la sociedad financiera pasa a ser la responsable de asumir los riesgos de impagos (con un plazo de 6 meses a 5 años). La empresa exportadora es la que le vende a la entidad un documento de pago que certifica el derecho de adeudo de todas sus operaciones de compraventa internacionales.

La operativa se lleva a cabo de la siguiente manera:

  1. El exportador firma un acuerdo de compraventa con el importador.
  2. El exportador negocia con su banco (llamada forfaiter) las condiciones de su servicio. Se debe acordar: la moneda en la que se realiza el pago, el plazo de tiempo, el importe total y quién es el avalista.
  3. El exportador procede a enviar la mercancía e intercambiar los diferentes efectos comerciales. La entidad remite entonces los efectos al exportador, y entonces interviene el trustee.
  4. Los efectos comerciales son cedidos a la entidad bancaria por el exportador.
  5. El forfaiter procede a pagar al exportador conforme a los términos que se habían acordado.
  6. En la fecha de vencimiento de los efectos comerciales la entidad financiera se presenta para cobro.

Ventajas del Forfaiting

  • El exportador obtiene liquidez inmediata independientemente de la capacidad crediticia que tenga.
  • El importe es abonado de forma inmediata, sin que ocupe las líneas de crédito de la compañía .
  • Elimina totalmente los riesgos de financiación por impago.
  • La sociedad exportadora obtiene para todo el periodo acordado tipos de interés fijo.
  • Se eliminan los costes de administración y de gestión de los cobros.

La ventaja seguramente más importante que te ofrece este método es sin duda la flexibilidad que te permite tener en tus negociaciones de venta, gracias a que puedes dar crédito a tus compradores sin ningún tipo de problema. Obtienes mayor liquidez y no asumes ningún riesgo.

Aunque, por desgracia, no todo son ventajas: El coste de financiación para esta operativa es más elevado que el de otro tipo de operaciones, además de incluir varios gastos y comisiones, que suelen ser altos debido al riesgo que asume la entidad bancaria.


Inconvenientes del Forfaiting.

No obstante, no todo son ventajas en cuanto a esta operativa, sino que también cuenta con diversos factores que podrían resultar un inconveniente para nuestro negocio. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Alto tipo de interés.
  • Controles de cambio existentes en algunos países.
  • Generalmente, los importadores no tienen predisposición a la hora de prestar una garantía o aval.

Por tanto, ya habrás podido sacar conclusiones y habrás observado que la entidad financiera asume un riesgo bastante superior y tendrá la posibilidad aumentar en el caso del nivel de desconocimiento que se tenga de la legislación del país objeto de la exportación de la mercancía.


Además, cabe destacar que el forfaiter debe asegurarse de que las condiciones de los contratantes son las acordadas ya que se trata de una operación sin recurso, por lo que deberemos realizar un análisis en profundidad y recopilar toda la información de la situación. Además, para que esta operativa se lleve a cabo será necesario que el importador de la mercancía sea avalado por algún banco con reconocida solvencia internacional, para que este último ofrezca financiación en nombre del importador en caso de que este no disponga de ella en el momento acordado.


¿Cuál es el coste del Forfaiting?

Los costes que nos va a suponer una operación de financiación como esta se obtienen a partir de los conceptos de intereses de descuento, así como de las comisiones y gastos ocasionados por el aval.

Los componentes del coste de la transacción de esta operación son los siguientes:

  • Comisión de compromiso o commitment free. Es el precio que el forfaiter requiere por el hecho de reservar líneas de crédito y de riesgo país para poder hacer la transacción adecuadamente. La comisión de compromiso suele requerir el 50% del margen, aunque no existe un patrón determinado.
  • Comisión de penalización. En el caso de que el exportador no presente los documentos para su descuento dentro del plazo pertinente esta comisión cubre los gastos ocasionados por esta situación.
  • Comisión de opción. Ésta es necesaria cuando el exportador desconoce si va a hacer uso de la solicitud de oferta en firme en cuanto al forfaiting.
  • Tasa de descuento. Consiste en un margen sobre la tasa Libor dependiendo de la duración de la misma (6 meses, 1 año, etc.).
  • Avales. Estos gastos son normalmente soportados por el importador. En cambio, los gastos ocasionados por las comisiones y la tasa de descuento ha de soportarlos el exportador.
  • Días de gracia. Es el número de días que son añadidos al cálculo del descuento por los forfaiters.

¿Qué garantía de cobro proporciona el forfaiting?

En la mayoría de operaciones realizadas con este descuento, hay formas de garantía bancaria para el demandante. Sin embargo, también es muy habitual que grandes marcas o compañías muy populares que no requieren de ninguna garantía de pago puesto que son confirmadas por su conocida solvencia.

Para que la garantía tenga validez, debe cumplir las siguientes condiciones:

  • Debe ser incondicional, es decir, asegurar que el producto adquirido va a funcionar durante todo el periodo de tiempo contratado.
  • Debe ser irrevocable, establece la garantía formal de que las condiciones de pago, aceptación y negociación fijadas en la apertura serán cumplidas.
  • Debe ser transferible, es decir, traspasable.

Forfaiting y Factoring: Diferencias.

El forfaiting es la compra y la venta de cualquier tipo de documento de pago legal que se emiten de una empresa a otra. De esta forma se convierte en una promesa de pago; la empresa puede ir a cualquier banco al que cede el pagaré y así tener liquidez inmediata.

En la financiación a través del factoring, la empresa cede las facturas con recurso y de esta manera la empresa a la que se emite el pagaré es responsable directo de reclamar el pago siempre que el cliente no abone la factura en la fecha y formas indicadas. Pero con este descuento la compañía cede de forma completa la gestión de los pagarés u otro tipo de documento de pago legal, así como de su cobro y por lo tanto seria la entidad bancaria a la que se cede el pagare la responsable directa de reclamar los impagos o recursos.

También hay que tener en cuenta lo siguiente: en este tipo de operación se ceden pagarés o documentos de pago aceptados legalmente mientras que en el factoring se produce una cesión de facturas emitidas como prueba de que se ha realizado dicho servicio. Es por ello por lo que en el factoring se puede ceder múltiples facturas y de carácter mensual condicionadas por el volumen de facturación y la forma de cobro a los clientes y por lo tanto el número de efectos cedidos por este método es mucho menor que con el factoring.

La última diferencia y no menos importante es el tiempo de cobro. Mientras que con el factoring el cobro suele extenderse entre 90 y 120 dias, en el forfaiting los pagarés emitidos y las fechas de cobro puede extenderse durante años. Estos plazos resultan bastante altos, tanto que se encuentran fuera de la Ley vigente. No obstante, éstos son aceptados tanto por proveedores como por clientes, a diferencia de este tipo de operación, para el cual las fechas de pago se pueden demorar años.


Forfaiting internacional.

Como ya sabemos, el forfaiting se trata de una transacción que va de la mano con el comercio internacional puesto que su principal objetivo es el de conseguir para el exportador una liquidez a cambio de diversos descuentos y comisiones.

Es por ello, que existe la Asociación Internacional de Comercio y Forfaiting (ITFA), que se dedica reunir asociaciones patronales, agrupando de esta manera a intermediarios e instituciones financieras con actividades relacionadas con este tipo de operaciones. Sus objetivos principales son el de organizar seminario con el objeto de difundir conocimientos, definir retos y facilitar la expansión de estas transacciones, entre otros.



Fecha actualización: 15 de Octubre de 2020 a las 13:46

Compartir en:


Volver al Blog

¿Quieres enviar mercancías al mejor precio?


Crear mi cuenta gratis

Buscador


Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter,Y te enviamos a tu mail las mejores noticias del mundo del transporte. ¡Y no te pierdas Nada!