El layout en el almacén: qué es, para qué sirve

Layout en el almacén

La manera en la que manejamos el almacenaje y la distribución es un aspecto que se encuentra en constante evolución sufriendo una serie de cambios que hacen que la responsabilidad sea cada vez mayor. Es aquí donde entra en juego el layout.

Qué es layout

El layout del almacén es el diseño o disposición que tiene esta instalación. Además, aunque parezca un aspecto solo condicionado por los gustos de cada uno, su planificación es una tarea que hay que hacer con cuidado ya que puede tener un gran impacto en el funcionamiento de la cadena de suministro.

El layout del almacén es lo primero que se hace a la hora de diseñar la estructura del almacén. La distribución del espacio parece una tarea fácil, pero no lo es tanto en la práctica.

Generalmente, el objetivo de la gestión de almacenes y, por tanto, del layout siempre será asegurar que siempre se dispongan de los materiales y medios necesarios para producir sin que puedan producirse interrupciones por el camino. De esta manera, estamos consiguiendo tener una logística integral que aumenta el nivel de servicio para los clientes a la vez que minimiza los costes para nosotros.

Por tanto, lo más importante a la hora de gestionar un almacén es su layout o diseño en planta, que es el término que utilizamos para designar la distribución del almacén que permite conseguir un flujo de materiales optimizado y eficiente, de manera que se evitan las zonas o áreas de congestión y se facilitan las tareas de mantenimiento.

Para conseguir un buen layout del almacén debemos cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Aprovechar de forma eficaz todo el espacio disponible.
  2. Reducir todo lo posible la manipulación de materiales.
  3. Facilitar el acceso a la mercancía almacenada.
  4. Conseguir un índice de rotación de la mercancía alto.
  5. Tener toda la flexibilidad posible para la ubicación de productos.
  6. Hacer más sencillo el control de los productos almacenados.

Cómo establecer el layout de un almacén logístico

Sabiendo que para que un almacén funcione correctamente tenemos que prestar especial atención a las salidas y entradas de mercancías y, en general, a todo el flujo de la cadena de suministro. Y teniendo en cuenta que el objetivo principal de un buen almacenamiento es aprovechar todo el espacio que tenemos disponible y reducir todo lo que podamos la manipulación de materiales (o al menos, esto es lo más importante), podemos guiarnos por las siguientes pautas:

  • La mercancía debe ir a un sitio o a otro del almacén dependiendo de lo que pese y ocupe, es decir, se le dará una ubicación u otra en función de su peso y volumen. Los productos más pesados o voluminosos irán en los estantes de abajo y los más ligeros en los de arriba.
  • Debemos situar los artículos con mayor rotación en la zona que esté más cerca de la entrada para que no haya que recorrer mucho camino hasta la zona de picking.
  • La mercancía que sea demasiado pesada o de difícil manipulación o transporte debe tener su propia zona dentro del almacén para facilitar su manejo, carga o traslado al máximo posible.
  • Hacer separaciones físicas de las distintas áreas en las que se encuentren materiales diferentes que puedan deteriorarse y perjudicar al resto de productos o materias como, por ejemplo, líquidos, químicos, etc.
  • Cada artículo debe ir correctamente embalado para que no pueda surgir ningún inconveniente respecto a su protección a la hora de apilarlo.
  • El layout del almacén siempre debe ir sujeto a medidas que garanticen las medidas de seguridad, tanto para la carga de la mercancía como para el trabajo diario de los empleados que se encuentren en él.

Layout en páginas web

Al igual que para distribuir los elementos y zonas de un almacén, el layout también se usa en el ámbito del diseño gráfico. Es muy común crear un layout para páginas web para diseñar la distribución de los contenidos dentro de la página.

Esta es una tarea que normalmente realiza un diseñador gráfico y luego la envía a su cliente (dueño de la página web) para que éste le de su aprobación y empezar a ponerlo en marcha.

En este sentido, el layout puede ser como una plantilla con tablas o espacios en blanco para dar una idea de cómo quedará la página si se establece esa distribución de contenidos. Un esquema muy común es el compuesto por un rectángulo que hace de cabezal y tres columnas debajo que puede utilizarse para desarrollar muchos sitios web.



Compartir en:

Volver al Blog