Los países del Este rechazan el Paquete de Movilidad de transporte en Europa

Los países del Este de Europa se oponen al nuevo paquete de movilidad

El nuevo Paquete Legislativo de Movilidad que se está introduciendo en la Unión Europea, incluye grandes modificaciones en cuanto a factores relacionados con el desplazamiento de los trabajadores, el salario mínimo, el acceso al mercado y los tiempos de conducción y descanso.

Sin embargo, estas disposiciones no están siendo igualmente acogidas por todos los países, sino que, en los países del este de Europa, tales como Bulgaria, Rumanía, Polonia, Hungría, Letonia y Lituania no están del todo de acuerdo con este trámite. Así, existe un gran enfrentamiento entre los países del este de Europa con los occidentales.

Estos países están en completo desacuerdo con la obligación de que los camiones deban regresar a su país de origen cada cuatro semanas, así como con las restricciones de cabotaje, la clasificación de las operaciones de transporte en materia de desplazamiento de trabajadores.

No obstante, esto no es algo que venga por sorpresa, ya que los Países del Este siempre se han opuesto a este paquete de movilidad, aunque está vez están especialmente en desacuerdo con las medidas.

Tanto es así, que los Ministros de Transporte de los países mencionados han enviado una carta conjunta a los Presidentes de la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeos con el objetivo de modificar el contenido del Paquete Legislativo, ya que lo consideran contradictorio a los objetivos que promueve la Comisión Europea y exponen que el texto definitivo ha estado sometido a una severa presión y no se ha realizado un estudio de impacto sobre las posibles consecuencias que podría tener su aplicación.

Según lo dispuesto en la carta “las medidas deberían ser realistas, proporcionadas y no discriminatorias así como preservar la competitividad del sector del transporte por carretera, no poniendo en peor posición a nuestras empresas que las empresas de terceros países”. Además, otro de los motivos por los que se oponen es el poco compromiso que perciben respecto al cambio climático, especialmente por algunas medidas del paquete que dicen van en contra de la lucha por la sostenibilidad medioambiental “en especial la que obliga a retornar periódicamente al Estado miembro de establecimiento así como las nuevas restricciones a las operaciones de cabotaje, que incrementarán el número de operaciones en vacío de los camiones, generando adicionalmente 100.000 toneladas de CO2 anualmente”.

Asimismo, afirman que la clasificación establecida para las operaciones de transporte según la aplicación o no de la regulación sobre los trabajadores desplazados “va en contra de las libertades básicas y tendrá un impacto negativo en el Mercado único”.

El Paquete de Movilidad, pretende establecer unas reglas en el mercado iguales para todos y leales, para eliminar el dumping social que consiste en operar a precios inferiores a los normales o por debajo del coste de producción para eliminar a las empresas competidoras, que es lo que están intentando evitar con estas medidas.

Esto es así, ya que los transportistas de países del este operan en los occidentales llevando a cabo estas prácticas, lo que hace que el mercado español y europeo se vea afectado negativamente no pudiendo igualar los precios de los servicios prestados por estos transportistas o empresas de transporte que llevan a cabo sus operaciones con unas condiciones y salarios que rozan o son imposibles de igualar por la legislación española, por ser demasiado bajos o abusivos, deteriorando así el mercado español y europeo.

Desde Fenadismer han acusado a dichos países de “victimismo” que “contrasta con la realidad del transporte por carretera en la Unión Europea”, que dicen “han prácticamente copado el mercado de transporte internacional en los últimos 10 años en detrimento de las flotas de los países occidentales.”

Según los datos de Eurostat que maneja Fenadismer, las flotas búlgaras han incrementado sus transportes en relación toneladas-kilómetros hasta un 164%, las húngaras y las rumanas un 54%, mientras que las flotas francesas e italianas han contabilizado un fuerte descenso de más del 51%, un 40% para las alemanas y un 1% para las españolas.

Sea como fuere, solo queda esperar a la aprobación del Paquete de Movilidad por parte del Parlamento, el Consejo y la Comisión europeas, que empezó hace unas semanas y se prevé que termine antes de que acabe este 2019.



Volver al Blog

Facebook Transeop   Twitter Transeop   Linkedin Transeop   Instagram Transeop   Google Plus Transeop   ropa vintage