Qué es la plusvalía

plusvalia

La plusvalía es un término muy utilizado para la compra-venta de inmuebles, que suelen ir revalorizándose cada año, por lo que es frecuente que si compras un inmueble, cuando vayas a venderlo en los años siguientes lo hagas por más valor del que lo compraste. De esta diferencia o beneficio surge el impuesto de plusvalía.

Qué es plusvalía

Como hemos comentado, el concepto de plusvalía podría definirse como el beneficio que se obtiene como resultado de la diferencia positiva entre el precio al que se compró un determinado bien y el precio al que se vendió como consecuencia de una operación económica.

En otras palabras, es el aumento de valor que sufre un bien o un producto por causas ajenas a la influencia de sus propietarios, las cuales no pueden controlar y les proporcionan un beneficio.

Qué es la plusvalía municipal

En este sentido, existe un impuesto para la plusvalía que grava los beneficios obtenidos por vender una vivienda, recibir una donación de una casa o heredar un inmueble. Este impuesto también suele llamarse “impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU).

Asimismo, tal vez te suene este impuesto debido a todas las controversias y dudas que han surgido a partir de él, ya que hasta hace poco tiempo también se aplicaba en aquellos casos en los que no se obtenía ningún beneficio a partir de la transmisión.

Cómo se calcula la plusvalía

Para calcular el impuesto de plusvalía se tiene en cuenta el incremento de valor que ha sufrido tu terreno, así como el tipo impositivo fijado en función del ayuntamiento que le corresponda. A partir de estos dos datos (beneficio y tipo impositivo) obtendremos la cuota íntegra. Continuaremos siguiendo los pasos siguientes:

  1. En primer lugar se debe consultar cuál es el valor catastral del suelo. Este aspecto no se debe confundir con el valor del inmueble. El valor catastral aparece en el recibo del IBI, así como en el catastro de la vivienda.
  2. Una vez lo tengamos, debemos aplicarle la tasa de revalorización, la cual es fijada por el ayuntamiento del municipio en el que se encuentre el bien inmueble y obtendremos el incremento de valor que ha sufrido. Cabe destacar que la tasa de revalorización es anual, lo que quiere decir que debemos calcularla por cada año en el que hayas sido propietario del inmueble.
  3. El tercer paso será aplicar el correspondiente impuesto de plusvalía, el cual es único para cada ayuntamiento, pero nunca superará el 30%.
  4. El último paso será aplicar las bonificaciones que el ayuntamiento que nos corresponda nos permita aplicar. En cada situación se dan unas bonificaciones distintas y cada ayuntamiento aplica las deducciones que cree convenientes, por lo que siempre es recomendable que lo consultes previamente con la administración pertinente.

Plusvalía en herencias

Una pregunta muy frecuente en cuanto a la plusvalía es "¿cuánto se paga de plusvalía por herencia?" "¿quién paga la plusvalía en las herencias", pues bien, el responsable de pagar este impuesto será el heredero del inmueble, por tanto, si has heredado, tú serás el responsable de abonarlo. Ocurriría de igual forma en caso de que fuese una donación.

Lo que se paga por la plusvalía va a depender del número de años que el fallecido haya tenido ese inmueble en su propiedad. Cuantos más años sean, más aumentará el importe que debes pagar, a no ser que supere los 20 años que es el límite máximo del cálculo de este impuesto.

Dicho cálculo lo realizará el Ayuntamiento que te corresponda en función de donde se encuentre el inmueble y lo calculan a partir del valor catastral que tenga el bien que se ha heredado. Una vez tienen el valor catastral, aplican un porcentaje que será uno u otro dependiendo de los años que se haya tenido el bien en posesión.

Cabe destacar en que si estás pensando en vender una propiedad que has heredado previamente, debes saber que tendrás que pagar el impuesto de plusvalía dos veces, la que te corresponde por heredar y la que te corresponde por vender.


Quién paga la plusvalía

Aquí, existen varios posibles sujetos pasivos, es decir, personas que deben abonar el impuesto. Además, en este impuesto la persona que ha de pagar también debe presentar todos los contratos o documentos relacionados con la venta del inmueble, herencia o donación al ayuntamiento del municipio en el que se encuentre el bien.

En este sentido, el impuesto de plusvalía lo pagará:

El vendedor

En el caso de que la transmisión del bien se haya producido por una venta, el vendedor será quien pague la cuota del impuesto. Aun así, existen ocasiones en las que se fija cuál de las partes se encargará de abonar el impuesto en el contrato de compraventa, aunque si finalmente, el pago no se produce, la Administración va a reclamar el pago a quien figure como sujeto pasivo, en este caso el vendedor.

El comprador

En el caso de que el vendedor, que sería el sujeto pasivo en circunstancias normales, no resida en España, situación en la que el pago recae sobre el comprador que pasa a ser el sujeto pasivo.

El heredero

También puede recaer sobre el heredero del bien inmueble o sobre el receptor de la donación del mismo, en su caso. Si se produce una herencia o donación serán los receptores de la misma los que deben hacerse cargo del pago del citado impuesto.


Excepciones del pago del impuesto de plusvalía

Asimismo, también existen ciertas exenciones en las que no se requerirá el pago del impuesto de plusvalía:

Cónyuges

En el caso de que la transmisión se produzca entre los miembros de un matrimonio, en pago de sus haberes comunes (al liquidarse el régimen económico matrimonial), o a favor de los hijos en cumplimiento de sentencias (nulidad, separación de bienes o divorcio), no se tendrá que abonar el impuesto.

Ciertas entidades

Estas entidades son el Estado, las comunidades autónomas, el municipio o sus entidades locales, las instituciones benéficas o benéfico-docentes, etc.

Patrimonio histórico-cultural

Si el inmueble pertenece a un conjunto histórico o artístico, o ambos, o haya sido declarado como interés cultural y sus titulares de derechos reales acrediten que se han encargado de las obras necesarias para su conservación o reforma.



Volver al Blog

Facebook Transeop   Twitter Transeop   Linkedin Transeop   Instagram Transeop   Google Plus Transeop   ropa vintage