Retos del transporte de mercancías terrestre


  

El transporte por carretera representa el 6% del PIB español  y agrupa a más de 800000 trabajadores, se puede conocer gracias a diferentes estudios realizados  de la logística en España.

 

En un 17% de los casos, la agencia de transporte por carretera no tiene flexibilidad necesaria para satisfacer la demanda del cliente o el transportista ofrecen una entrega deficiente. Es necesario adecuar la hora y el lugar para la nueva economía.

Los riesgos achacables a la falta de seguridad en el transporte por carretera se han reducido en los últimos años, pero aún así siguen presentes. 

Un desafío para las empresas privadas y para las administraciones públicas, es mejorar la seguridad haciendo que desciendan los hurtos y la pérdida a causa de accidentes.

La tecnología puede ser la mejor aliada para lograrlo gracias a la inversión en seguridad, las medidas antihurto y los sistemas de gestión de flotas, que en todo momento conocen dónde se encuentra cada vehículo.

El transporte por carretera internacional está sujeto a normativas cambiantes en cada país, una pérdida de homogeneidad que penaliza a los transportistas por lo que supone de coste en estar al corriente de las exigencias de todas las administraciones. Por otra parte, es el motivo de que se incurra en sanciones administrativas que podrían evitarse.

La clave para eludir es una coordinación y planificación del transporte para aprovechar las sinergias que brinda la intermodalidad. Si el transporte por carretera se alía con el resto de operadores de transporte ferroviario, naval y aéreo, todos resultarán beneficiados. 

El abaratamiento de las primas de seguro a causa de daño y robo, así como la reducción de los costes de transporte y de tiempo de carga y descarga, son suficientes como para insistir en la importancia de impulsar la intermodalidad.

Lograr un transporte por carretera más sostenible desde un punto de vista medioambiental. La optimización de rutas, el uso de combustibles limpios, la distribución urbana sostenible o el empleo de gestores de flotas hacen que el transporte de mercancías emita menos gases contaminantes a la atmósfera.

Desarrollar un mapa formativo conjunto para los profesionales de la logística permitiría implantar diferentes niveles de exigencia técnica a los integrantes de la cadena de suministro. Además, garantizaría el acceso a las nuevas tecnologías y la puesta en marcha de acciones formativas transversales. 

 

< Atrás
Facebook Transeop   Twitter Transeop   Linkedin Transeop   Instagram Transeop   Google Plus Transeop   ropa vintage