Tarjetas de combustible: ¿Cuales son las mejores?

tarjetas de combustible

Las tarjetas de combustible ya cuentan con varios años de existencia en el sector del transporte y, en general, en cualquier ámbito para el que sea necesario el uso de un vehículo para transportarnos a cualquier lugar. En primer lugar, nos haremos una serie de preguntas sobre este medio de pago que nos ayudarán a resolver dudas sobre la posible contratación de la misma.

¿Qué son las tarjetas de combustible?

Estas tarjetas se crearon con el fin de pagar los gastos ocasionados por el vehículo y su mantenimiento, por lo que funciona de la misma manera que una tarjeta de crédito. Por tanto, es útil para los conductores de vehículos comerciales que las usan para repostar en las gasolineras y obtener ciertos beneficios como descuentos.

Actualmente son más de 40 las tarjetas que ofrecen una cobertura con descuentos en gasolina, aunque todas ellas cuentan con promociones distintas entre sí.

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de decidirnos por una tarjeta de combustible?

En el momento de contratar una tarjeta de descuento en combustible debemos prestar atención a los distintos factores que conforman las mismas:

  • Tipo de combustible.

    Es decir, si nuestro vehículo o flota utiliza gasolina, diésel o una combinación de ambos. Este aspecto es importante ya que coexisten diferentes tarjetas conformadas para cada tipo de combustible.

  • Precio de la tarjeta vs Precio de la gasolinera.

    Algunos de estos bonos están pensados para pagar la gasolina a un precio fijo dentro del territorio nacional, pero, por otra parte, existen otros que tienen como fin el de repostar en más puntos distintos sin que exista diferencia de precio con el ofertado por la gasolinera. Por tanto, debemos plantearnos cuál de estas opciones encajará mejor con nuestra actividad comercial.

  • Límite de crédito.

    Según la contratación realizada podemos encontrarnos con un límite establecido para los gastos adicionales. Atendiendo a este criterio, cabe destacar que la mayoría de ellas solo pueden utilizarse para la compra de combustible, mientras que, por otra parte, existen algunas que además cubren diversas compras o servicios, ofertados considerando las necesidades de la empresa.

  • Cobertura de la flota.

    Este aspecto también resulta fundamental puesto que es un factor del que dependerá la elección de una tarjeta u otra. En referencia a ello, debemos considerar si nuestra flota realiza operaciones de transporte urbano, nacional o regional.

    • Transporte urbano.

      En esta situación lo mejor sería optar por una tarjeta de combustible ofrecida por un supermercado que disponga de cobertura en gasolineras de la ciudad, puesto que al dedicarnos a realizar operaciones de transporte urbano normalmente repararemos en gasolineras de la zona.

    • Transporte nacional.

      Si lo que realizamos son operaciones que necesitan de transporte por todo el país o península, será más interesante contar con una tarjeta de combustible con cobertura en una amplia gama de gasolineras que se encuentren repartidas por el territorio. De esta manera, no tendremos que desviarnos de nuestros destinos consiguiendo una minimización de los gastos.

    • Límite de devolución.

      Existen algunas tarjetas que establecen ciertos límites respecto a la cantidad máxima de devolución de la que podrás beneficiarte con las tarjetas de combustible, es decir, imponen un porcentaje respecto al importe gastado en combustible.

    • Descuentos o bonificaciones especiales.

      También existen algunos tipos de tarjetas que ofrecen descuentos o bonificaciones para aquellos clientes que gasten más. Estas bonificaciones suelen consistir en descuentos en carburantes o en cualquier otro producto ligado a la empresa. No obstante, también hay tarjetas que limitan la cantidad máxima a la que se aplicarán los descuentos en combustible.

Además, debemos tener muy claro que las tarjetas que ofrecen descuentos en gasolina suelen ser, en la mayoría de los casos, tarjetas de crédito. Esto supone que son medios de pago que te permitirán disponer de dinero sin límites, incluso cuando no lo tengas, y, en consecuencia, te cobrarán unos intereses por el gasto del dinero del que no disponías.

De igual manera, es importante saber que estos bonos se pueden dividir en dos tipos; tarjetas de combustible con vinculación (en las que será necesario ser cliente de un banco y tener la nómina domiciliada en el mismo) y sin vinculación bancaria (en las que no será necesario cambiar de entidad).

tarjetas de combustible

¿Cuáles son las principales tarjetas de combustible en España?

Como hemos comentado anteriormente, existen multitud de tarjetas que ofrecen distintos tipos de cobertura y servicios. Entre las más destacadas se encuentran las citadas a continuación:

  • Tarjeta Repsol Más.

    Este bono ofrece descuentos en gasolina y se puede contratar mediante dos formatos atendiendo a las necesidades que queramos cubrir. El primero es una tarjeta de fidelización, cuyo uso no permitirá hacer pagos, pero sí para conseguir Puntos Travel Club canjeables posteriormente por descuentos, viajes o regalos. En segundo lugar, como una tarjeta de débito o crédito que, además de pagar, también oferta interesantes descuentos a la hora de repostar.

  • Tarjeta Mi BP

    Funciona como una tarjeta de crédito en la que no es necesario cambiar de banco para su utilización, sino que solo requiere de la asociación de nuestra cuenta habitual con ella. El objetivo de la misma es conseguir descuentos en combustible de hasta un 21%. No obstante, la Tarjeta Mi BP no devuelve la misma cantidad si escogemos pagar nuestros gastos en gasolina a plazos – supuesto en el que nos cobrarán unos intereses – que si lo hacemos a final de mes – caso en el que no conformará ningún tipo de coste-.

  • Tarjeta Renault, Nissan + y Dacia ofrecidas por Bankinter Consumer Finance.

    Como hemos mencionado, éstas son ofrecidas por Bankinter y están basadas en la devolución del 6% en gasolineras en caso de elegir una fórmula de pago aplazado y un 0,3% en caso de hacer el pago a final de mes. Estas tarjetas no requieren de un cambio de banco para su contratación.

  • Tarjeta Visa Oro y Visa Platinum ofrecidas por Abanca.

    Ofrecen un descuento del 5% en carburante en las estaciones de servicio Galp, aunque cuentan con un gasto máximo de 600 euros al mes. Para el resto de gasolineras, la cobertura ofrecida es de un 2% con la condición de realizar al menos otras cinco operaciones al mes con la tarjeta en otros establecimientos.

  • Tarjeta de débito y crédito de ING.

    En este caso se ahorra un 3% del combustible repostado en las estaciones de Galp y Shell, pero con la ventaja de que podemos realizar el pago con nuestra tarjeta de crédito o débito indistintamente y sin límites de cantidad. No obstante, para obtener estos servicios debemos contratar la Cuenta Nómina de ING.

¿Qué tarjeta debo escoger si siempre reposto en la misma gasolinera?

Si debido a tus trayectos o circunstancias siempre sueles repostar en la misma gasolinera y lo que quieres saber es qué tarjeta te interesará más en función de este aspecto, a continuación exponemos qué tarjetas están asociadas dependiendo de la gasolinera en la que te encuentres:

  • Gasolineras Repsol, Campsa y Petronor: Banco Sabadell, Banco Santander, Bankia, BBVA, Caixabank e Ibercaja.
  • Gasolineras BP: Bankinter.
  • Gasolineras Cepsa: Wizink.
  • Gasolineras Carrefour: Carrefour y su tarjeta Pass.
  • Gasolineras Alcampo y Simply: Oney y sus tarjetas Simply y Alcampo.
  • Gasolineras Galp, Shell y Disa: Bankia, Abanca, ING y Openbank.


Volver al Blog

Nuestro Blog


Encuentra de manera actualizada toda la información sobre el sector del transporte de mercancías por carretera y logística en España.

Visita nuestra web para descubrir los servicios que podemos ofrecerte como empresa o transportista.

Facebook Transeop   Twitter Transeop   Linkedin Transeop   Instagram Transeop   Google Plus Transeop   ropa vintage