Trazabilidad: La clave en el transporte de mercancías

Trazabilidad

¿Qué es la Trazabilidad? ¿Para qué sirve?

Según la International Organization of Standardization (ISO), la trazabilidad se compone por ciertos procesos predeterminados que se realizan para establecer los diferentes lugares y formas por los que pasa un producto, desde su origen hasta su destino en la cadena de suministro. Es decir, la trazabilidad es, en definitiva, todas las fases por las que pasa un producto desde su fabricación hasta su entrega en el destino correspondiente. Por tanto, se incluyen los componentes que conforman cada uno de ellos, al igual que los datos de proveedores y de distribución que pertenezcan a cualquiera de los productos.


¿Cuál es el objetivo de la trazabilidad?

El objetivo que sigue la trazabilidad es el de saber la dirección y trayecto seguida por cada producto, para, de esta manera, saber cuáles son sus componentes y la procedencia de ellos, así como los tratamientos atribuidos al artículos, así como su proceso de distribución que ha seguido. Todas estas acciones son las que, posteriormente, van a posibilitar que mejoremos el producto a partir de los datos recabados y así poder brindar un producto de mayor calidad e interés para el cliente final. Es decir, la trazabilidad conforma acciones de mejora y verificación y seguridad de los artículos.


Trazabilidad y Logística

La trazabilidad es un aspecto fundamental en la gestión de las operaciones de transporte, sin embargo, no es un elemento del que todo el mundo disponga o tenga implementado. La mayoría de las grandes o medianas empresas, con actividades o relaciones comerciales dedicadas mayoritariamente al transporte de mercancías por carretera, suelen dedicar la mayoría de su tiempo y recursos en realizar un seguimiento manual de los envíos: Esto no sólo genera retrasos en la gestión, sino que puede desencadenar en problemas generados a causa de no disponer con facilidad de información suficiente sobre el estado de estos, lo cual provoca una falta de seguridad en los procesos.

Más del 90% de los operadores logísticos que se dedican de forma habitual al transporte de mercancías por carretera en cortas distancias todavía no disponen de los equipos digitales requeridos para obtener información instantánea en relación a cómo y dónde están las cargas ni para acciones de digitalización de los albaranes de entrega. Esta situación tiene lugar debido a que la cadena de suministro del transporte de mercancías se compone por diferentes figuras, fragmentándose entre los diferentes proveedores de transporte que median entre la primera fase del envío y la última milla. Este hecho obstaculiza, como es habitual, el proceso de realizar el seguimiento continuo de los envíos durante todo el proceso completo de cadena de suministro.

La saturación actual de nuestro mercado incita a los proveedores a subcontratar sus envíos para obtener ingresos extra, actuando como intermediarios. Este tipo de servicios, si se realizan inadecuadamente, disminuyen inevitablemente la calidad del servicio y pueden perjudicar tanto a las empresas que quieren enviar productos como a los conductores profesionales que quieren hacer los envíos.

Asimismo, con el uso de intermediarios las empresas ven reducido su poder de trazabilidad, por lo que lo más normal es que pierdan el control sobre sus albaranes de entrega.

De igual manera, existe la posibilidad de dividir la trazabilidad del producto en tres subgrupos principales dentro de la logística de la cadena de suministro:

  • Trazabilidad hacia atrás.

    Está basada en la información e identificación tanto de los productos que llegan a la empresa como del proveedor que la ha proporcionado. La trazabilidad hacia atrás abarca, sobre todo, productos terminados, componentes y materias primas.

  • Trazabilidad interna.

    Se trata del seguimiento realizado a los productos dentro del negocio en lo relativo a aquello que pueda acabar en un cambio en el artículo para el consumidor. Esto incluye las acciones relativas al manejo de los productos, su composición, la maquinaria que utilizamos, etc.

  • Trazabilidad hacia delante.

    Por último, entran los productos que finalmente están preparados para su transporte hasta el cliente o hasta el punto de venta establecido, por tanto, reúne información relativa a cuál es el producto que ha salido de la empresa y al lugar donde se ha entregado.

Esta práctica resulta muy útil para multitud de sectores, entre los que destacan la industria alimentaria o el sector de la construcción debido a la gran mejora que proporcionan en factores como la producción, la gestión de la calidad, menores costes ante posibles fallos o un servicio optimizado hacia el cliente, entre otros.

El resumen es que todos los miembros que participan en este mercado, ya seamos empresas, transportistas o intermediarios, necesitamos soluciones urgentes para poder hacer un correcto y ágil seguimiento del estado de los envíos sin la obligación de intercambiar un sinfín de llamadas y correos.

Por suerte, gracias a la digitalización y los avances tecnológicos, es posible efectuar un seguimiento en tiempo real de la localización de cada mercancía, desde el lugar de origen hasta el lugar de destino. También es posible mejorar otras operaciones tales como la utilización de huecos libres en los muelles de carga, el orden de los itinerarios y las acciones relativas al inventario y la fabricación, y demás.

Trazabilidad


¿Cuáles son los componentes de la trazabilidad?

Entre estos componentes se incluyen:

  • Los operadores que generan las bases de datos.
  • Los administradores que llevan a cabo el sistema de trazabilidad.
  • Aquellas empresas encargadas de llevar a cabo la certificación del sistema.
  • Los dispositivos de identificación.

Asimismo, existen diversos procesos que se deben registrar con el objeto de hacer una lista de los artículos que han sido recibidos en el negocio, así como las operaciones realizadas y los productos acabados que salen de la empresa.

Algunos de los datos más importantes, de los que conviene llevar un registro actualizado es:

  • Productos que se crean.
  • Manera de creación de esos artículos.
  • Momento de creación.
  • Materiales que serán el componente principal de los nuevos productos, es decir, las materias primas.

De esta manera, hemos podido observar que, para obtener la trazabilidad de cierto producto o mercancía, lo primero será registrar toda la información referente al producto en el momento de su fabricación, así como en las variaciones que vaya n surgiendo con el paso del tiempo al estar moviéndose por la cadena de suministro de nuestra empresa. Este movimiento se puede realizar de manera normal o en sentido contrario, como el realizado por la logística inversa.

En este sentido, existe un componente de la trazabilidad que resulta muy útil en este sentido: el código de barras. Y es que, como todos sabemos, los códigos de barras están compuestos por una serie de barras verticales y paralelas entre sí y una serie de números en la parte inferior. Estos dos factores nos ayudan a identificar el producto y clasificarlo, además de proporcionar información relativa del producto en cuestión.

Toda la información existente en un código de barras está codificada. ¿Qué quiere decir esto? Pues que vamos a necesitar un dispositivo especial para poder leer esos datos como, por ejemplo, un lector de este tipo de códigos que es el dispositivo especializado en descodificar los datos que contienen los códigos de barras para proporcionarnos una información legible y útil para nosotros, que posteriormente interpretaremos.

En definitiva, la trazabilidad es un aspecto que se encuentra muy ligado a las tecnologías y, en ese sentido, las webs, las redes de comunicación, los dispositivos tecnológicos, sistemas informáticos especializados en este sentido, entre otros, son de gran ayuda para mejorar la trazabilidad de las mercancías.


¿Qué sistemas de trazabilidad existen?

Dentro del método que constituye la trazabilidad como una adición de los procedimientos autosuficientes que posibilitan la obtención información de la cadena de suministro en relación con la ubicación, la trayectoria y el historial de dicho/s producto/s a lo largo de la cadena entera, lo cual se hace posible a través de medios encargados de recabar y procesar esos datos. Por tanto, para obtener una información completa y detallada de todos los aspectos relativos a un producto necesitaremos combinar varias herramientas o sistemas de trazabilidad:

Sistemas de identificación.

Sistemas de identificación del producto, de materias primas o para grabar los chips RFID, entre otros.

Sistemas para la captura de datos.

Sistemas para información sobre materias primas, captura de datos en planta y en almacén.

Sistemas para la gestión de datos.

Sistemas para imprimir etiquetas, para grabar chips RFID, para almacenar la información capturada previamente o para intercambiar los datos con los sistemas de gestión empresariales.


Interventores en las operaciones logísticas de transporte

Existen un sinfín de empresas que, pese a que no se trata de su actividad principal, necesitan utilizar servicios de transporte de mercancías a diario. Un ejemplo de ello son los retailers: este tipo de empresas se encargan de vender directamente a otras empresas a través de un modelo B2B o B2C, por lo que dependen del transporte en cualquiera de las dos direcciones que pueden tomarse: necesitan a sus proveedores para conservar sus focos de distribución o depósitos organizados y provistos y a su vez dependen de los operadores de transporte para sustentar sus puntos de comercialización finales.

Existen empresas que tienen una actividad principal más afín con el transporte: nos referimos a los transportistas y proveedores de transporte (los denominados “intermediarios”). Este grupo está formado tanto por los transitarios como por los proveedores logísticos y las empresas de transporte. Este tipo de empresa se ve obligada a brindar siempre un servicio de gran calidad, ya que necesita fidelizar a sus mejores clientes y atraer a nuevos potenciales. Es decir, este tipo de empresa debe mantener un ritmo firme de envíos y entregas de mercancías para que a sus clientes no les falten nunca los artículos necesarios. Por ello, no pueden permitirse el lujo de cancelar envíos, sea por los motivos que sea (como no disponer de suficientes vehículos), ya que necesitan tener una óptima ratio de entregas y recogidas realizadas a tiempo. Además, los albaranes de entrega deben confirmarse sin falta, ya que son imprescindibles y facilitan un enfoque dinámico y efectivo en relación a la resolución de problemas.


Un problema todavía sin solucionar en gran parte del sector

Pero la pregunta que muchas personas se han realizado es "¿qué necesito para tener una buena trazabilidad en mi negocio?". El implementar un sistema de trazabilidad eficaz en el ámbito de la logística del transporte es aún difícil por diversos motivos. En primer lugar, nos enfrentamos a un sector industrial muy fraccionado donde los negocios no cooperan y no dan con los motivos para colaborar en el desarrollo de un sistema de trazabilidad estandarizado y efectivo que pueda aplicarse a todo el mercado. Para seguir, debido a esta situación la transparencia en el sector es escasa ya que los proveedores no facilitan a sus clientes el tiempo real sobre la ubicación de los pedidos, los transportes realizados o unos datos fiables.

La principal razón es debido a que las empresas que subcontratan a otros suministradores no quieren arriesgarse a que los propios clientes que solicitan sus servicios establezcan un contacto directo con los propios transportistas ya que podrían pasarles por alto y hacer ellos mismos el transporte necesario.


¿Cuál es la importancia de la trazabilidad?

La información sobre la trazabilidad es usada en todas las empresas que participan en operaciones logísticas de transporte. Están en el deber de todos los transportistas como de los intermediarios el asegurarse de que se gestiona de manera adecuada los envíos de sus clientes y de que estos cumplen con todo lo acordado sobre entregas y recogidas realizadas a tiempo. Después, por otro lado, surge en los clientes la necesidad de poder acceder a un sistema que muestre esta trazabilidad para poder asegurar que sus mercancías llegan siempre al cliente que corresponda a tiempo para poder mantener su nivel de ventas. Además, en un mundo como en el que vivimos el volumen de carga global es muy elevado y cualquier tipo de retraso supone perdidas en todas las partes implicadas. Es por ello por lo que la trazabilidad es esencial en toda la cadena. Mejora la productividad y optimiza las operaciones para garantizar un mejor servicio, así como previos retrasos o cualquier otro tipo de incidente para que la carga siempre llegue segura.

Por tanto, como podrás sacar en conclusión, la trazabilidad cuenta con muchas aplicaciones como un gran avance para nuestra empresa o negocio a modo de seguimiento de rastreo de los diversos productos con los que se trabaje. En consecuencia de esto, se puede utilizar en muchos sectores o industrias. Uno de los más destacados es el ámbito de la industria alimentaria. Esto es así debido a que la gran parte de los alimentos tienen que configurar sistemas de trazabilidad por norma. Y es que con la trazabilidad alimentaria se busca mantener un registro del rastro por donde pasan todos los alimentos, a la vez que permitimos que el consumidor obtenga toda la información correspondiente sobre dichos productos y la gestión de cualquier riesgo que pueda ocasionarse.

En conclusión, una trazabilidad adecuada y un seguimiento óptimo de la cadena de suministro va a provocar ciertas ventajas en lo relativo a los procesos logísticos relacionados con la expedición y con la recepción de la mercancía. A modo de un rápido resumen, podríamos hablar del objetivo principal de la trazabilidad como la coordinación y administración óptima de las acciones relacionadas con el control individual de cada partida y lote, así como de la evolución de dicha partida o producto, la detección y análisis de los problemas y el correspondiente perfeccionamiento de la administración de stocks y productos que se encuentran almacenados en nuestras instalaciones.

Si tienes alguna duda sobre la trazabilidad o algún otro aspecto. No dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra web. ¡Estaremos [email protected] de resolverlas todas!



Volver al Blog

Nuestro Blog


Encuentra de manera actualizada toda la información sobre el sector del transporte de mercancías por carretera y logística en España.

Visita nuestra web para descubrir los servicios que podemos ofrecerte como empresa o transportista.

Facebook Transeop   Twitter Transeop   Linkedin Transeop   Instagram Transeop   Google Plus Transeop   ropa vintage