Trazabilidad: El servicio clave para el transporte de mercancías

Trazabilidad

¿Qué es la Trazabilidad?

Según la International Organization of Standardization (ISO), la trazabilidad se compone por ciertos procesos predeterminados que se realizan para establecer los diferentes puntos y estados por los que pasa un producto, desde su origen hasta su ubicación final en la cadena de suministro.

Trazabilidad y Logística

La trazabilidad es un aspecto fundamental en la gestión de las operaciones de transporte, sin embargo, no es un elemento del que todo el mundo disponga o tenga implementado. La mayoría de las grandes o medianas empresas, con actividades o relaciones comerciales dedicadas mayoritariamente al transporte de mercancías por carretera, suelen dedicar la mayoría de su tiempo y recursos en realizar un seguimiento manual de los envíos: Esto no sólo genera retrasos en la gestión, sino que puede desencadenar en problemas generados a causa de no disponer con facilidad de información suficiente sobre el estado de estos.

Más del 90% de los operadores logísticos que se dedican de forma habitual al transporte de mercancías por carretera en cortas distancias todavía no disponen de los equipos digitales necesarios para obtener información a tiempo real sobre el estado de las cargas ni para digitalizar los albaranes de entrega. Esto ocurre debido a que la cadena de suministro del transporte de mercancías se compone por diferentes figuras, fragmentándose entre los diferentes proveedores de transporte que median entre la primera fase del envío y la última milla. Este hecho obstaculiza, como es normal, la labor de realizar un seguimiento continuo de los envíos durante todo el proceso completo de cadena de suministro.

La saturación actual de nuestro mercado incita a los proveedores a subcontratar sus envíos para obtener ingresos extra, actuando como intermediarios. Este tipo de servicios, si se realizan inadecuadamente, disminuyen inevitablemente la calidad del servicio y pueden perjudicar tanto a las empresas que quieren enviar mercancías como a los transportistas que quieren realizar los envíos. Además, con el uso de intermediarios las empresas ven reducida su capacidad de trazabilidad, por lo que es más probable que pierdan el control sobre sus albaranes de entrega.

El resumen es que todos los miembros que participan en este mercado, ya seamos empresas, transportistas o intermediarios, necesitamos soluciones urgentes para poder hacer un correcto y ágil seguimiento del estado de los envíos sin la obligación de intercambiar un sinfín de llamadas y correos.

Por suerte, gracias a la digitalización y los avances tecnológicos, es posible efectuar un seguimiento en tiempo real de la localización de cada mercancía, desde el lugar de origen hasta el lugar de destino. También podemos perfeccionar otras operaciones tales como el uso de puntos libres en los muelles de carga, la organización de los itinerarios y los procesos relacionados con el inventario, entre otros.

Interventores en las operaciones logísticas de transporte

Existen un sinfín de empresas que, pese a que no se trata de su actividad principal, necesitan utilizar servicios de transporte de mercancías a diario. Un ejemplo de ello son los retailers: este tipo de empresas se encargan de vender directamente a otras empresas mediante un modelo B2B o B2C, por ello dependen del transporte en ambas direcciones: necesitan a sus proveedores para conservar sus focos de distribución o depósitos organizados y provistos y a su vez dependen de los operadores de transporte para sustentar sus puntos de comercialización finales.

Existen empresas que tienen una actividad principal más afín con el transporte: nos referimos a los transportistas y proveedores de transporte (los denominados “intermediarios”). Este grupo está formado tanto por los transitarios como por los proveedores logísticos y las empresas de transporte. Este tipo de empresa se ve obligada a brindar siempre un servicio de gran calidad, ya que necesita fidelizar a sus mejores clientes y atraer a nuevos potenciales. Es decir, este tipo de empresa debe mantener un ritmo firme de envíos y entregas de mercancías para que a sus clientes no les falten nunca los artículos necesarios. Por ello, no pueden permiterse el lujo de cancelar envíos, sea por los motivos que sea (como no disponer de suficientes vehículos), ya que necesitan tener una óptima ratio de entregas y recogidas realizadas a tiempo. Además, los albaranes de entrega deben confirmarse sin falta, ya que son imprescindibles y facilitan un enfoque proactivo y efectivo con respecto a la resolución de incidencias.

Un problema aún sin resolver en gran parte del sector

El implementar un sistema de trazabilidad efectivo en el sector de la logística del transporte es aún un difícil debido a diversos motivos. Para empezar, nos enfrentamos a un sector industrial muy fragmentado donde las empresas no cooperan y no encuentran razones para colaborar en el desarrollo de un sistema de trazabilidad estandarizado y efectivo que pueda aplicarse a todo el mercado. Para seguir, debido a esta situación la transparencia en el sector es escasa ya que los proveedores no facilitan a sus clientes el tiempo real sobre la ubicación de los pedidos, los transportes realizados o unos datos fiables.

La principal razón es debido a que las empresas que subcontratan a otros proveedores no quieren arriesgarse a que los propios clientes que solicitan sus servicio establezcan un contacto directo con los propios transportistas ya que podrían pasarles por alto y hacer ellos mismos el transporte necesario.

¿Cómo de importante es la trazabilidad?

La información sobre la trazabilidad es usada en todas las empresas que participan en operaciones logísticas de transporte. Están en el deber de todos los transportistas como de los intermediarios el asegurarse de que se gestiona de manera adecuada los envíos de sus clientes y de que estos cumplen con todo lo acordado sobre entregas y recogidas realizadas a tiempo. Después, por otro lado, surge en los clientes la necesidad de poder acceder a un sistema que muestre esta trazabilidad para poder asegurar que sus mercancías llegan siempre al consumidor final a tiempo para poder mantener su nivel de ventas. Además, en un mundo como en el que vivimos el volumen de carga global es muy elevado y cualquier tipo de retraso supone perdidas en todas las partes implicadas. Es por ello por lo que la trazabilidad es esencial en toda la cadena. Mejora la productividad y optimiza las operaciones para garantizar un mejor servicio, así como prevé retrasos o cualquier otro tipo de incidente para que la carga siempre llegue segura.



Volver al Blog

Facebook Transeop   Twitter Transeop   Linkedin Transeop   Instagram Transeop   Google Plus Transeop   ropa vintage